Solución a los problemas más comunes de esta popular pulsera de fitness

Fitbit inventó el moderno tracker de fitness cuando introdujo su primer dispositivo portátil en 2009 y, desde entonces, el nombre de la compañía se ha convertido prácticamente en sinónimo de pulsera de fitness. Es por eso que si tienes una pulsera de fitness, es probable que sea un Fitbit. Hay un puñado de posibles remedios para aplicar cuando tu Fitbit no funciona correctamente, así que veremos cada uno de ellos y te ayudaremos a que su Fitbit vuelva a ser operativo.

Esta guía de solución de problemas cubre todos los modelos de Fitbits.

Las causas de que tu Fitbit no se inicie

Hay muchos modelos diferentes de Fitbit, incluyendo bandas y relojes inteligentes, pero a pesar de sus muchas diferencias, todos están generalmente afectados por el mismo tipo de fallos, y el proceso de resolución de problemas es el mismo para cada uno de ellos.

La mayoría de las veces, si un Fitbit no se enciende, la batería se ha agotado completamente y una carga estándar no será suficiente para volver a su funcionamiento normal. Tu Fitbit también puede estar sufriendo un problema similar, en el que un error de software impide que se inicie con normalidad.

Hablaremos de cómo abordar todas estas posibles causas, pero si ninguno de estos problemas hace que tu Fitbit vuelva a funcionar, es probable que haya un problema de hardware con su Fitbit y deberías ponerte en contacto con el servicio de atención al cliente de Fitbit o en la tienda donde lo compraste, para ver si se puede reparar o sustituir.

Cómo arreglar tu Fitbit para que se encienda

  1. Si tu Fitbit ha estado almacenado durante un tiempo o simplemente ha estado expuesto a mucho polvo, suciedad o mugre, los contactos de carga de la parte inferior del dispositivo pueden estar demasiado sucios o polvorientos para cargarlo, lo que a su vez impide que se encienda. Puedes limpiarlo usando las mismas técnicas que usarías para limpiar un puerto de carga de un iPhone. Puedes usar una lata de aire comprimido o un bastoncillo de algodón para limpiar el área. Incluso puedes usar ese bastoncillo con una pequeña cantidad de alcohol para limpiar los contactos metálicos.
  2. Es posible que tu Fitbit no esté recibiendo suficiente energía para cargar su batería. Si es posible, conecte el cargador del Fitbit a un adaptador de pared de CA en lugar de a tu ordenador. Cualquier adaptador de pared USB funcionará. Si no tienes un adaptador de pared, asegúrate de que el cargador esté conectado a uno de los puertos USB principales de tu ordenador (no a un hub USB) y asegúrate de que el ordenador permanezca encendido durante varias horas mientras el Fitbit intenta cargarse.
  3. Carga tu Fitbit durante un mínimo de tres horas. Mejor aún, cárgalo durante la noche para ver si resucita el dispositivo.
  4. Reinicia tu Fitbit. Como cualquier otra pieza de tecnología que se esté comportando mal, es posible que tengas que reiniciarla o «resetearla». El proceso exacto para reiniciar un Fitbit varía dependiendo del modelo que sea, pero en casi todos los casos es tan simple como conectar el tracker al cargador y mantener pulsado el botón principal del Fitbit durante algún tiempo. Para asegurarte de que lo mantienes presionado el tiempo suficiente para reiniciar, mantenlo presionado por lo menos 20 segundos antes de soltarlo. Si el reinicio es exitoso, deberías ver aparecer el logotipo de Fitbit y el rastreador cobrará vida.
  5. Reinícialo varias veces, cargándolo entre cada intento. Después de intentar reiniciar tu Fitbit, si sigue sin funcionar correctamente, deja que se cargue durante varias horas. Si sigue sin poder encenderse, reinícialo de nuevo. Repite esto varias veces, reiniciando y cargando alternativamente, hasta que el Fitbit se encienda normalmente. La idea detrás de esto es que tu Fitbit puede necesitar un mínimo de un reinicios para llegar a un punto en el que pueda aceptar una carga, pero puede que aún no se recupere lo suficiente para encenderse.
  6. Si reinicias y cargas tu Fitbit tres veces y no responde, puedes probar el último recurso: Restablecer el Fitbit a sus condiciones de fábrica. El procedimiento de reinicio varía dependiendo del modelo que poseas, pero puedes encontrar instrucciones en el artículo Cómo reiniciar tu Fitbit.
  7. Si varios reinicios, bastante tiempo de carga y asegurarte de que el adaptador de carga funciona correctamente no resuelven el problema, es muy probable que haya un fallo de hardware que no pueda solucionarse mediante la resolución de problemas. En ese caso, debes ponerse en contacto con el servicio de atención al cliente de Fitbit.

También te puede interesar:

Por Favor evalua el artículo