Twitch para apretar el tornillo y sancionar a los usuarios por su comportamiento en la vida real

Si bien muchas redes sociales se contentan con sancionar a sus usuarios por su actividad en su plataforma, Twitch ha decidido impulsar su política de represión dos pasos más. Las personas que tengan un comportamiento reprobable en la vida real ahora podrán pagar las consecuencias en el servicio de transmisión de video.

Twitch ha actualizado sus Directrices. A partir de ahora, las conductas más graves cometidas fuera de la plataforma serán sancionadas. Incluso se pueden implementar suspensiones indefinidas desde la primera infracción. Para ilustrar este punto, el sitio ha elaborado una lista no exhaustiva de actos cometidos en la vida real que pueden ser sancionados. Incluye violencia mortal y extremismo violento, actividades terroristas, actos de pedofilia o incluso pertenencia a un grupo de odio notorio.

Se ha creado una dirección de correo electrónico especialmente para informar este tipo de comportamiento grave: [email protected]

Investigación a fondo

La plataforma especifica que realizará investigaciones en profundidad para verificar si las denuncias están fundadas. Sus investigadores se basarán en pruebas tangibles (capturas de pantalla, videos, informes policiales, etc.). También contarán con el apoyo de la policía. “Con el fin de actuar de manera integral y eficaz en estas situaciones, nos hemos asociado con un investigador externo de confianza para apoyar a nuestro equipo interno en estas investigaciones”, dijo Twitch.

Todas estas investigaciones se llevarán a cabo con respeto a la privacidad y los derechos de las distintas partes, así como con total confidencialidad.

Twitch también ha implementado una serie de medidas de seguridad. Así, si los hechos incriminados ocurrieron hace mucho tiempo, si el responsable ya ha cumplido su condena y si no presenta un peligro ‘claro e inmediato’, las sanciones no necesariamente deben ser consideradas. También es posible realizar una llamada si un usuario ve su cuenta suspendida.

Esta decisión es similar a una mini-revolución en el campo de la política de represión de las plataformas online. Hasta el momento, la gran mayoría de las redes sociales más populares solo consideran sanciones cuando sus usuarios publican mensajes peligrosos o engañosos en su plataforma. Una actitud ya criticada por grupos de derechos civiles.