5 señales de advertencia de que tu Mac tiene un problema

Varias señales de advertencia de que su Mac tiene un problema (y qué hacer con ellas)

Tu Mac no es inmune a los problemas. Puede ser que surjan problemas en MacOS o en los componentes de tu ordenador. Pueden empeorar gradualmente con el tiempo o aparecer de repente. A veces tu Mac dará una señal de advertencia antes de que se conviertan en problemas importantes. Depende de ti tomar nota y vigilar de cerca el sistema. Te mostraremos algunas señales de advertencia comunes y discutiremos cómo solucionar estos problemas.

1. Tu Mac no se enciende

Presionas el botón de encendido de tu Mac y no pasa nada. No hay luz de encendido, ni sonido, y la pantalla está completamente en negro. En lugar de entrar en pánico, intenta estos pasos uno a uno para diagnosticar el problema:

  • Revisa las conexiones de energía para asegurarte de que están seguras en ambos extremos. A continuación, comprueba si los cables están dañados y prueba con otro cargador o cable.
  • Comprueba la conexión del cable de salida de vídeo con la pantalla externa (si la hay). Además, intenta aumentar el brillo del monitor para asegurarse de que no esté bajando mucho.
  • Podría haber un problema con sus accesorios. Desconecta todos los periféricos excepto el teclado y el ratón, e intenta arrancar. Conecta los periféricos después de reiniciar y comprueba si todo funciona correctamente.
  • Realiza un ciclo de energía. En un MacBook moderno, pulsa el botón de encendido y mantenlo pulsado durante diez segundos. Si tu Mac está funcionando, cortará la energía y lo obligará a reiniciarse. En un Mac de escritorio, desenchufa el cable y espera diez segundos. Luego conéctalo y reinicia.
  • Reinicia el SMC y la NVRAM. Este es el último paso que debes intentar antes de llevar tu Mac a reparar.

2. Mac se queda parado durante el arranque

Una vez que enciendes tu Mac, se produce una secuencia de eventos de arranque hasta que aparece la pantalla de inicio de sesión o el escritorio. Pero si el proceso de inicio se atasca, no importa cuánto tiempo esperes, sólo verás una pantalla gris lisa o una con símbolos. Dependiendo de lo que veas, sigue estas instrucciones.

Pantalla en gris claro

Si tienes una simple pantalla gris cuando arrancas, esto es lo que debes hacer:

  • Los periféricos defectuosos son la causa principal de los problemas de la pantalla gris. Por lo tanto, debes desconectar todos los accesorios cableados y mantener pulsado el botón de encendido para apagar el Mac. Conecta un periférico después de cada reinicio para encontrar al culpable.
  • Prueba un arranque en modo seguro. Si tu Mac completa el proceso de inicio aquí, reinicia de nuevo en modo normal y verifica que tu unidad de inicio funciona correctamente.
  • Si el arranque en modo seguro falla o se atasca, entonces reinicie tanto la configuración de la NVRAM como la del SMC como se mencionó anteriormente.
  • La memoria RAM con especificaciones incorrectas también puede dar lugar a una pantalla gris. Elimine cualquier RAM que haya agregado recientemente y reinicie de nuevo.
  • Reinicie su Mac en modo de recuperación manteniendo pulsado Cmd + R mientras arranca. Luego, repara tu unidad de inicio con la utilidad de reparación de discos.

Pantalla gris sin el icono del disco

gray screen with no disk icon

Si la pantalla gris tiene una carpeta con un signo de interrogación parpadeante, significa que tu Mac no puede encontrar un volumen de inicio válido. Pero cuando muestra un símbolo de «No entrar», significa que la instalación de tu MacOS está corrupta.

Para arreglar esto:

  • A veces tu Mac olvida el volumen de inicio y momentáneamente muestra un signo de interrogación parpadeante. Para resolver este problema, ve al panel Disco de inicio en Preferencias del Sistema y vuelve a seleccionar el volumen de inicio.
  • Arranca tu Mac en modo de recuperación. En el menú de Apple, comprueba si puedes ver el volumen de inicio o no. Si no puedes, lo más probable es que el disco de inicio tenga problemas. Ejecuta la utilidad de reparación de discos para solucionar el problema.
  • Reinstala MacOS en tu disco de inicio.

3. Pánico en los núcleos

kernel panic in Mac

Ocasionalmente, puede que descubras que tu Mac se reinicia espontáneamente. Cuando la pantalla vuelva a encenderse, verás un mensaje de advertencia, como se muestra arriba. Esto se conoce como pánico del núcleo, un tipo de caída de bajo nivel en todo el sistema del que tu MacOS no puede recuperarse. Es un poco como una pantalla azul de la muerte en Windows.

La presencia de esta señal de advertencia es lo que distingue a los pánicos de núcleo de los accidentes y reinicios relacionados con las aplicaciones. El pánico al núcleo no suele ser un problema. Pero cuando sucede a menudo, puede haber algo más grave en marcha. Como el pánico al núcleo tiende a ocurrir al azar, a menudo es difícil de reproducir.

Causas y soluciones de los pánicos de los núcleos

  • Tu Mac necesita suficiente espacio de almacenamiento para llevar a cabo las actividades diarias. Un pánico en el núcleo podría ser una señal de que te estás quedando sin espacio en el disco.
  • MacOS es exigente con la calidad de la memoria RAM. Si la memoria RAM no se ajusta a las especificaciones o es ligeramente defectuosa, el núcleo puede entrar en pánico o colapsar. Realiza una prueba de o un diagnóstico detallado de Apple para comprobar la memoria RAM.
  • Los periféricos defectuosos o anticuados también pueden provocar pánico en los núcleos. Desconecte todos los periféricos excepto el adaptador de corriente, luego reinicie y compruebe si funciona correctamente. Uno por uno, vuelva a conectar los dispositivos externos después de cada reinicio. Si encuentra el hardware problemático, busque actualizaciones de los controladores o póngase en contacto con el fabricante.
  • La mayoría de las veces, las actualizaciones del sistema de MacOS incluyen actualizaciones de firmware. Sin embargo, si tienes un Mac más antiguo, es posible que puedas instalar las actualizaciones de firmware manualmente. Consulta la página de asistencia técnica de Apple para ver las actualizaciones de firmware de EFI y SMC, pero ten en cuenta que ha sido archivada por Apple. Además, busca actualizaciones para aplicaciones de terceros. Los errores en las aplicaciones pueden provocar una caída del sistema de bajo nivel.
  • El modo seguro puede ayudar a aislar muchos problemas que provocan pánico en el núcleo. Si tu Mac arranca en modo a prueba de fallos, busca bibliotecas de terceros y extensiones del sistema en la carpeta Biblioteca.

4. El ventilador de Mac va demasiado rápido

Tu Mac contiene algunos sensores vitales que responden a los cambios de temperatura dentro de tu sistema. Estos encienden tu ventilador y proporcionan el flujo de aire necesario para enfriar los componentes críticos. Son importantes porque el sobrecalentamiento puede causar daños físicos.

A veces una aplicación requiere una gran cantidad de potencia de procesamiento para completar su tarea. En tales casos, sus ventiladores funcionarán fuertemente y harán ruido. Esto es perfectamente normal, y no deberías preocuparte por ello. Pero cuando tu ventilador funciona constantemente aunque no esté experimentando un uso intenso, es una señal de alerta.

Aquí hay algunos factores a comprobar cuando tus ventiladores se vuelven locos:

  • Tu Mac tiene ventiladores que permiten que entre aire frío y expulsen el aire caliente. Asegúrate de que no estén bloqueados. Evita usar tu Mac en lugares como el sofá, una almohada, en la cama o en tu regazo durante largos periodos de tiempo.
  • El polvo puede acumularse en los conductos de ventilación, el ventilador y la superficie de cualquier parte. Cuando el polvo bloquea el flujo de aire, el calor que se escapa no tiene a dónde ir. La limpieza periódica con un paño o aire comprimido ayudará a eliminar este polvo.
  • Un sensor de temperatura defectuoso o un ajuste erróneo del Controlador de Gestión del Sistema (SMC) podría hacer que tu Mac funcione el ventilador todo el tiempo. Reinicia su SMC para arreglar el problema.
  • Una aplicación podría estar consumiendo demasiada CPU. Abre el Monitor de Actividad y visita la pestaña CPU. Comprueba si hay actualizaciones de aplicaciones que consumen demasiada CPU o informa del problema al desarrollador.

5. Mac sigue apagándose

Estás trabajando en tu Mac, y de repente se apaga sin ninguna razón obvia. Los MacBooks pueden apagarse al azar a pesar de tener una batería interna. Este problema impredecible resulta en la pérdida de trabajo no guardado. Peor aún, podría dañar tu hardware y tu MacOS.

Cuando tu Mac se apaga al azar, esto es lo que hay que hacer:

  • Comprueba que el cable de alimentación esté bien asentado en ambos extremos. A continuación, revisa los cables por si hay algún daño. Pruebe con un cable de repuesto si tiene alguna duda. Y si utilizas un SAI, asegúrate de que funciona correctamente y que puedes alimentar tu Mac desde la batería.
  • Ve a los ajustes de ahorro de energía en las Preferencias del Sistema y haz clic en el botón Programar para verificar que tu Mac no está programada para apagarse automáticamente.
  • El chip SMC es responsable de la gestión de la energía y los controles de los ventiladores térmicos. Cuando se vuelve loco, el ventilador empieza a funcionar rápidamente en respuesta al calor y apaga tu Mac. Por lo tanto, este es otro problema que puede resolverse al reiniciar el SMC en tu Mac.
  • Si tu ventilador no funciona, entonces tu Mac puede apagarse por sobrecalentamiento. Para comprobar la salud del ventilador de tu Mac, prueba aplicaciones como Macs Fan Control y TG Pro.
  • Inicia tu Mac en modo seguro y ejecútalo un rato para ver si el problema ocurre allí.

Realizar copias de seguridad regulares de los Mac mantienen los datos a salvo de problemas

Las Macs pueden tener problemas al igual que otros ordenadores, aunque los Macs son menos propensos que las Windows a recibir malware. Los componentes defectuosos, la edad de tu Mac y los errores de los usuarios pueden causar una variedad de problemas. Notarás en los consejos que te damos que no hay una sola solución claramente definida para estos problemas. Por lo tanto, estas señales de advertencia requieren reflexión y cuidado.

Ahí es donde entra en juego la importancia de las copias de seguridad. Cuando haces copias de seguridad de tus datos regularmente, no perderás tu información importante si tu Mac deja de funcionar de repente.

 

También te puede interesar:

A %d blogueros les gusta esto: