Samsung Galaxy M21 es un teléfono inteligente de gama media baja, que se erige como una alternativa más barata al Galaxy M31 que apreciamos en nuestra revisión. De hecho, con este último comparte la mayoría de las características técnicas, salvo algunos elementos que justifican el menor precio de venta.

Llega a España un 229 euros en la configuración única que aporta 4 Gigabytes de RAM y 64 Gigabytes de memoria interna expandible. Una cifra que lo pone en competencia con muchos dispositivos igualmente válidos que encajan en el mismo rango de precios. Estoy pensando, por ejemplo, en la serie Redmi Note 9, el Poco X3 NFC o el Realme 7. En definitiva, seguro que no tendrá una vida fácil.

Como se mencionó, la mayoría de las funciones se tomaron prestadas del Galaxy M31. RAM marca la diferencia (que en el hermano mayor alcanza los 6 GB) e el sector fotográfico. Por esta razón, decidimos configurar la revisión de manera un poco diferente al explicar los puntos (y consideraciones) en común y aquellos en los que difieren.

Los puntos en común

Empecemos por los puntos en común. Galaxy M21 también hace de la autonomía su punto fuerte, gracias a una batería de 6.000 mAh que nos permitió cubrir fácilmente dos días laborales completos. Como puede ver en las capturas de pantalla a continuación, durante mi prueba incluso excedí las 7 horas de pantalla encendida. Resultados verdaderamente extraordinarios que, personalmente, nunca he logrado con ningún otro dispositivo.

De frente, encontramos un muy buen panel SuperAMOLED de 6.4 pulgadas con resolución Full-HD + (1080 x 2340 píxeles) protegido por Gorilla Glass 3. El panel ofrece una calidad de alto nivel y una experiencia visual muy satisfactoria. Excelentes ángulos de visión, excelente contraste y muy alto brillo. Sin problemas de visibilidad incluso en días muy soleados.

El tratamiento oleofóbico de la carrocería trasera, fabricado en policarbonato, que tiende a ensuciarse con mucha facilidad, sigue siendo muy malo. El módulo de fotos está casi al ras con el panel y el sensor biométrico está ubicado en el botón de encendido lateral. Una vez más, lo encontré inexacto. No te pierdas el conector de audio de 3,5 mm, siempre muy apreciado.

Conectividad completa: soporte Dual-SIM (con posibilidad de usar la microSD al mismo tiempo), NFC, Bluetooth 5.0, puerto tipo C para cargar y conector de audio de 3,5 mm. La parte de software está encomendada a Android 10 con la personalización de la interfaz gráfica One UI 2.0, con todas las soluciones a las que nos tiene acostumbrados el gigante de Seúl.

Las diferencias

Las diferencias entre Galaxy M21 y Galaxy M31 están todas en los dos aspectos que más interesan a los usuarios: las performances y el sector fotográfico. El corazón palpitante es el mismo, el Exynos 9611 que en este caso se combina con 4 Gigabytes de RAM. La diferencia se siente en el uso diario, ya que el teléfono inteligente responde menos y es más lento en algunas circunstancias.

Sigue funcionando bien y realiza las actividades más clásicas con serenidad, pero el nivel de fluidez es menor que su hermano mayor. Un aspecto que, si por un lado, lo lleva a diferenciarse del Galaxy M31, por otro, representa una desventaja a la hora de enfrentarse a la competencia.

En la parte trasera, encontramos tres cámaras en lugar de cuatro. El sensor principal de 64 megapíxeles (f / 2.0) está emparejado con un gran angular de 8 megapíxeles (f / 2.2) y un sensor de 5 megapíxeles (f / 2.2) para recopilar información de profundidad de campo. Los resultados bajan un poco en cada situación. Las fotos durante el día siguen siendo apreciables.

La reproducción cromática no es excelente. Los colores son vibrantes, menos naturales y mucho más cercanos a lo que los usuarios quieren para compartir en redes sociales. El ruido, sin embargo, es más evidente con una tendencia a mezclar colores, especialmente en tomas con la cámara gran angular que, sobre todo de noche, se queda un paso por detrás.

Existe el modo nocturno, que mejora ligeramente el resultado, pero lamentablemente solo se puede utilizar con el sensor principal. Los videos se pueden grabar con una resolución de hasta 4K. La calidad sigue siendo media, pero la falta de estabilización óptica es notable.

En promedio, sin embargo, el Cámara frontal de 20 megapíxeles (f / 2.0). Durante el día, logra realizar selfies apreciables con un buen nivel de detalle. Si bien hay una fuerte presencia de ruido por la noche. Desde este punto de vista, Galaxy M31 se las arregla para hacerlo mejor. También aquí se presenta la posibilidad de poder disparar con un plano más cercano o lejano, este último es muy útil para fotos de grupo y con una panorámica de fondo.

Sin embargo, cabe señalar que en el transcurso de nuestra prueba Samsung ha lanzado una actualización que tenía como objetivo precisamente hacer más estable el rendimiento del Galaxy M21 y mejorar el rendimiento fotográfico. Por tanto, no excluimos que pueda mejorar con el tiempo.

Conclusiones: ¿quién debería comprarlo?

El verdadero punto fuerte del Galaxy M21 es su excelente autonomía. Si esta es tu necesidad y tienes un presupuesto que ronda los 200 euros, podría ser para ti. Los rendimientos son fluctuantes y esto podría hacer que te inclines hacia el hermano mayor o hacia las muchas alternativas en el mercado. En definitiva, es un smartphone que puede satisfacer los gustos de ese grupo de usuarios que no son especialmente exigentes.

Como suele suceder, la caída de precio natural que afecta a los teléfonos inteligentes Android podría hacerlos más agradables de inmediato. Más allá algunos aspectos que se pueden mejorar, Galaxy M21 todavía ofrece una excelente pantalla AMOLED, conectividad completa y un sector fotográfico en general apreciable, además de la mencionada autonomía por encima de la media.

 

También te puede interesar: