Mantén al día tu ordenador portátil para jugar a tope

Un portátil para juegos de gama alta, como los de la saga Battlefield, nunca va a alcanzar el rendimiento de un ordenador de sobremesa para juegos de precio similar. Pero eso no significa que no puedas jugar a los últimos juegos. Para conseguir sacar el máximo partido a tu portatil solo tienes que aplicarte y asegurarte de que tu portátil está optimizado para los juegos.

Con los ordenadores de sobremesa es más sencillo actualizar el hardware, no decimos que con los portatiles no, pero es algo más complicado y es algo que puede echar para atras a algunos usuarios. Los usuarios de ordenadores portátiles probablemente sabrán que sólo pueden reemplazar la memoria,y quizás el disco duro, con una actualización. Entonces, ¿qué puedes hacer para asegurarte de que tus juegos favoritos funcionen bien en tu portátil?

Estos 10 consejos,la mayoría destinados a Windows 10, marcarán la diferencia.

1. Manten tu portátil limpio y sin polvo

Lo primero es lo primero. Sólo disfrutarás de un mejor rendimiento en su portátil con una actitud proactiva hacia el mantenimiento físico. El polvo y la suciedad son los enemigos del rendimiento. Este problema reducirá el flujo de aire, resultando en un ordenador que se calienta demasiado.

Una vez que el calor se acumula, el procesador, la GPU y la mayoría de los demás componentes se ralentizarán. Esto no hace que sea una máquina de juego efectiva. La mejor manera de lidiar con esto es quitar el polvo. Obviamente, esta no es la tarea más simple. Es probable que tu portátil esté sellado, y si no lo está, es casi seguro que abrirlo invalidará la garantía. La solución es utilizar algunas técnicas de limpieza muy específicas. Aunque están pensados para un MacBook, nuestros consejos de limpieza son útiles para la mayoría de los portátiles.

Pero no son sólo las rejillas de ventilación de su portátil las que necesita mantener limpias. Si utiliza el teclado con regularidad, una de las principales características de los juegos de PC, es importante asegurarse de que no haya polvo, comida ni ningún otro material que pueda causar que las teclas se peguen. También es importante tener una pantalla limpia.

2. Actualiza tus drivers o controladores

Hubo un tiempo, hace mucho, en el que tener los controladores adecuados instalados en un PC con Windows no se tenía muy en cuenta sobretodo por usuarios nóveles. Por lo general, fue algo por los usuarios de Apple Mac, y funcionó simplemente porque esos ordenadores tenían una gama muy limitada de hardware disponible. Cualquier dispositivo que funcionara ya tenía los controladores instalados.

Por supuesto, la situación ha cambiado bastante. En la actualidad, los equipos que ejecutan sistemas operativos Windows, MacOS y Linux están casi todos basados en el mismo hardware, con la misma arquitectura. Esto significa que, sea cual sea el sistema operativo, es vital mantener actualizados los controladores de dispositivos. Afortunadamente, ya no es una molestia, tampoco. En cambio, es un pequeño inconveniente que ha sido absorbido en gran medida por las actualizaciones estándar del sistema operativo.

Sin embargo, cuando se trata de controladores gráficos, es posible que necesites un enfoque más práctico. Mientras que los gráficos Intel, en gran medida inapropiados para los juegos de gama media alta, disfrutarán de controladores actualizados a través de una actualización de Windows, tu proveedor de gráficos externo no ofrece esa opción. En su lugar, es vital que te asegures de que el software de gestión de tu tarjeta gráfica, como Nvidia GeForce o AMD Gaming Evolved, está configurado para actualizarse automáticamente, o como mínimo de que te avise cuando hay una nueva actualización.

3. Instalar la última versión de DirectX

DirectX es una colección de herramientas de software que facilitan los gráficos en un videojuego, DirectX es vital para los juegos en Windows, e incluso en las consolas Xbox. Varias iteraciones de DirectX han sido lanzadas a lo largo de los años. Por ejemplo, la última versión de DirectX que se ejecutó en Windows XP fue DirectX 9.0.

Lanzado en 2015, DirectX 12 es la última versión, y deberías tenerlo instalado en tu ordenador. Sin embargo, la instalación manual de esto es poco frecuente. En la mayoría de los casos, una nueva versión de DirectX se instala automáticamente cuando un nuevo juego lo requiere. En otras ocasiones, la instalación de DirectX se realiza como parte de Windows Update.

Para comprobar tu versión actual de DirectX, pulse WIN + R para abrir el menú Run e introduze dxdiag. Espere a que se cargue la herramienta de diagnóstico de DirectX (DXDiag) y, a continuación, abra la ficha Renderizar. Aquí encontrarás información sobre tu tarjeta gráfica. En el panel Controladores, busca Direct3D DDI, que debe estar numerado según la última versión de DirectX.

Además de tener los controladores gráficos actualizados, vale la pena asegurarse de que los controladores de audio son adecuados para los juegos. Puedes comprobar el estado del controlador de audio en la pestaña Sonido de DXDiag, donde puede encontrar la fecha del controlador instalado. Ten en cuenta también que los controladores de dispositivos de entrada también se resumen aquí.

DXDiag es una buena manera de comprobar si a tu hardware relacionado con los juegos le falta algún controlador. Pero en caso de duda, ejecuta una actualización de Windows o actualiza manualmente los controladores de dispositivo.

4. Overclockea la Tarjeta Gráfica

Quizás un poco arriesgado para el principiante, el overclocking puede forzar un poco más de rendimiento de la tarjeta gráfica. Hay herramientas disponibles tanto para las GPUs AMD como Nvidia, por lo que no deberías tener demasiados problemas con esto.

Los principales problemas son la potencia y el calor. El overclocking consume más potencia, por lo que tendrás que ajustar la configuración de energía de tu ordenador de forma adecuada (. Pero el overclocking también aumenta el calor de la GPU. Por lo general, esto es manejado por el sistema de refrigeración incorporado en el ordenador portátil. Esta red de disipadores y ventiladores debe limpiarse regularmente, como se indica en el punto 1. De lo contrario, tu portátil se apagará automáticamente, como medida de seguridad, tan pronto como se caliente demasiado.

¿Buscas una herramienta de overclocking para tu GPU? El más popular en la actualidad es el MSI Afterburner, que es adecuado para tarjetas gráficas Nvidia y AMD.

Puedes disfrutar de buenos resultados con el overclocking, pero es algo que debes hacer con cuidado.

5. Ajustar la configuración de energía de tu ordenador

Nos estamos centrando en mejorar el rendimiento, y pocos dispositivos pueden disfrutar de un mejor funcionamiento sin una gestión eficaz de la energía. Cuando se trata de ordenadores portátiles, dispositivos que están destinados a ser utilizados lejos de una fuente de alimentación permanente, la gestión de la energía es un gran problema.

Windowste ofrece algunas opciones detalladas de administración de energía, pero el uso de un ordenador portátil a menudo significa que éstas se pasan por alto a favor del mantenimiento de la batería. Esto tiene sentido, pero para una experiencia de juego de calidad, debes tener su portátil conectado a una toma de corriente.

Una vez hecho esto, es hora de revisar la configuración de energía de tu ordenador. En Windows 10, puedes abrir Configuración > Sistema > Alimentación y suspensión > Configuración de alimentación adicional y seleccionar la opción Alto rendimiento. También vale la pena hacer clic en Cambiar configuración del plan > Cambiar la configuración avanzada de energía para comprobar que no has ajustado nada anteriormente aquí. No puedes jugar con un rendimiento inferior porque si no no sacarás el máximo rendimiento a tu ordenador.

6. Emplea el modo juego en Windows 10

Este es un consejo que cualquiera puede usar. Windows 10 está equipado con una aplicación Xbox, si la has eliminado, puedes volver a descargarla desde la Tienda de Windows, que incluye varias características. Junto con la grabación de pantalla y la transmisión en tiempo real, la aplicación Xbox también incluye un modo de juego.

  • Para activarlo, accede al panel de Xbox pulsando WIN + G después de que el juego se haya iniciado, preferiblemente con el menú de juego en pantalla, y haz clic en Configuración. En la pestaña General, haz clic en la casilla Usar modo de juego para este juego.
  • Una vez activado, este modo de juego de Windows 10 garantizará que el sistema operativo ejecute el juego con la configuración óptima, lo que puede implicar el cierre o la suspensión de algunas tareas en segundo plano.

7. Cerrar aplicaciones en segundo plano

Asumimos que estás utilizando Windows 10 para muchos de estos consejos. Pero si no, no tienes modo de juego. Afortunadamente, hay un cambio manual que puedes hacer en tu portátil antes de iniciar un juego. Antes de hacer clic en un juego en Steam, o hacer doble clic en el icono del escritorio, asegúrate de que todas las demás aplicaciones, e incluso los juegos, estén cerrados.

Una vez hecho esto, eche un vistazo a la bandeja del sistema. Esta parte de la barra de tareas de Windows enumera las aplicaciones que se están ejecutando en segundo plano. Haga clic con el botón derecho en cada icono y ciérralo. Puede que quieras mantener abierta tu aplicación de gestión de tarjetas gráficas o una herramienta de chat de voz como Discord o Twitch.
Cuanto menos se esté ejecutando en segundo plano mejor. Puede marcar la diferencia entre quien gana tu o tu rival.

8. Jugadores en línea: Comprueba la velocidad de tu conexión de Internet

El rendimiento de los juegos para tu portátil viene determinado principalmente por el hardware, los controladores y la forma en que está configurado el equipo. Pero si estás jugando a juegos en línea, hay otro elemento a tener en cuenta: la velocidad de tu conexión a Internet.

Los problemas con los juegos on line se centran generalmente en el retraso. Esto puede deberse a problemas con tu conexión a Internet, pero a menudo la culpa es de una conexión lenta entre su portátil y el enrutador. En la mayoría de los casos, su tarjeta de red inalámbrica tendrá los controladores más actualizados, gracias a Windows Update, o a cualquier actualización del sistema que su sistema operativo haya descargado.

Si no hay cambios después de aplicar las actualizaciones, te recomendamos que en vez de WiFi uses una conexión Ethernet por cable a tu router o cablemodem.

Es importante también controlar que otros equipos están conectados a tu red, ya que si son unos cuantos o uno solo pero está por ejemplo descargando, o incluso jugando también tengas problemas de retardo mientras juegas.

9. Administrar actualizaciones automáticas

Las actualizaciones automáticas pueden ser un gran problema a la hora de jugar online- Por ejemplo, Windows Update puede descargar actualizaciones en segundo plano, antes de recordarle periódicamente que es necesario instalar la actualización. La actualización descargada no sólo puede impactar en  el rendimiento, sino también los recordatorios.

Desafortunadamente, no puede deshabilitar las actualizaciones de Windows de forma permanente, por lo que solo te queda instalar las actualizaciones tan pronto como se te solicite.

Sin embargo, no es sólo el sistema operativo el que envía las actualizaciones. Los sistemas de distribución digital como Steam también los utilizan. Existe la posibilidad de que un segundo juego descargue las actualizaciones en segundo plano mientras juegas a otro juego. Para evitarlo, abre Steam y diríjase a Steam> Configuración. En la pestaña Descargas, asegúrate de que la casilla Permitir descargas durante el juego esté desactivada. Haz clic en Aceptar para confirmar este cambio.

También puedes administrar las reglas de actualización para juegos individuales. Haz clic con el botón derecho en el juego en el menú Steam, selecciona Propiedades > Actualizaciones y comprueba que estás satisfecho con las opciones de Actualizaciones automáticas y Descargas en segundo plano. Otros consejos para gestionar las descargas de Steam también pueden mejorar potencialmente el rendimiento de los juegos de tu portátil.

10. Ajustar la textura y la configuración del Shader

Por último, vale la pena examinar la configuración de la tarjeta gráfica. Aquí encontrarás controles maestros para la textura y los detalles de los shader, que determinarán el aspecto de tus juegos. La memoria disponible en la GPU de tu portátil limita las opciones aquí disponibles, por lo que normalmente es bueno seleccionar una configuración que ofrezca más rendimiento que apariencia. En resumen, las texturas de alta resolución consumirán tu RAM, impactando en la frecuencia de fotogramas.

Ten en cuenta que también puedes dar aquí a los juegos individuales su propia textura y preferencias de sombreado . Esto es útil si un juego antiguo es capaz de funcionar con una configuración alta. Mientras tanto, podrás seguir ajustando la configuración de vídeo de los juegos individuales a medida que se reproducen, desde la pantalla de configuración de vídeo/visualización.

Puede llevar un tiempo encontrar la configuración de vídeo óptima para los juegos. Sin embargo, una vez que hayas establecido esa equivalencia entre rendimiento y calidad, verás que valió la pena el esfuerzo.

Rendimiento de juegos para portátiles: Prueba superada

¿Quién hubiera pensado que se podría mejorar tanto el rendimiento de los juegos en un ordenador portátil? Aunque la mayoría de estos consejos se aplican únicamente a los equipos portátiles con Windows 10, algunos pueden transferirse a pantallas y configuraciones equivalentes en equipos MacOS y Linux. Resumamos las 10 mejores maneras de mejorar el rendimiento que hemos enumerado:

  1. Limpia regularmente su portátil.
  2. Actualiza los controladores (especialmente para la GPU).
  3. Instala la última versión de DirectX.
  4. Overclockea la Tarjeta Gráfica.
  5. Optimizar los ajustes de potencia.
  6. Activa el modo de juego de Windows 10.
  7. Cerrar aplicaciones en segundo plano.
  8. Comprueba la velocidad de tu conexión para los juegos en línea.
  9. Desactiva las actualizaciones automáticas de los juegos y del sistema operativo.
  10. Ajuste la textura y la configuración del sombreador.

En el caso de los ordenadores de sobremesa, la actualización de su hardware puede tener un impacto enorme en los juegos; como usuario de un ordenador portátil, está limitado. No se puede actualizar la tarjeta gráfica o el procesador en la inmensa mayoría de los ordenadores portátiles. Es por eso que estos diez consejos son tan vitales para mejorar el rendimiento de los juegos.

También te puede interesar:

Por Favor evalua el artículo