Los investigadores de Stanford crean circuitos elásticos que se flexionan con el cuerpo

Los investigadores de Stanford crean circuitos elásticos que se flexionan con el cuerpo

Los investigadores de Stanford crean circuitos elásticos que se flexionan con el cuerpo

Un grupo de investigadores de Stanford ha pasado las últimas dos décadas trabajando para desarrollar circuitos integrados similares a una piel que se pueden estirar, doblar, doblar y torcer sin dañar su capacidad operativa. Los circuitos extensibles pueden volver a su forma original cada vez que se estiran. Un obstáculo importante que ha obstaculizado la investigación es determinar cómo producir la nueva tecnología en cantidades suficientemente grandes para su comercialización.

El grupo ha publicado un nuevo estudio que describe cómo imprimieron circuitos integrados extensibles y duraderos en materiales similares a la piel de goma utilizando el mismo tipo de equipo que construye chips de silicio sólidos. El avance podría permitir que el nuevo material se comercialice fácilmente cambiando las fundiciones que actualmente están haciendo circuitos rígidos por fábricas que producen los flexibles. Los investigadores pudieron comprimir más de 40.000 transistores en un solo centímetro cuadrado de circuitos extensibles.

Los investigadores del proyecto creen que pronto duplicarán la cantidad de transistores en un centímetro cuadrado. Sin embargo, admiten que la cantidad de transistores que pueden imprimir en su material flexible está muy lejos de los miles de millones de transistores que pueden imprimirse en silicio del mismo tamaño. Sin embargo, su material flexible contendría suficientes transistores para crear circuitos simples para funciones como sensores en la piel, redes a escala corporal, implantables por electrónica y posiblemente más.

El innovador método de construcción mejora el destino del transistor elástico en más de 100 veces lo que cualquier otra persona ha podido lograr mientras mantiene una excelente uniformidad en los transistores. El material tampoco sacrifica nada en el rendimiento electrónico o mecánico para ganar su flexibilidad.

La gran ventaja del proceso inventado por Stanford es que sus circuitos flexibles se pueden crear utilizando equipos que ya están dentro de las fundiciones. El proceso de construcción se conoce como fotolitografía y utiliza luces ultravioleta para transferir un patrón geométrico detallado eléctricamente activo a un sustrato sólido capa por capa. El equipo también señala que sus procesos son más rentables y pueden permitir la producción de circuitos extensibles a un costo menor que los rígidos.

0 0 votes
Puntuación de la entrada
Subscribe
Notify of
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
A %d blogueros les gusta esto: