FaceApp, la aplicación de moda

En el espacio de 24 horas, FaceApp pasó de una divertida diversión, diversión viral a ser mirada con lupa y con resquemor.

Ya hay cientos, si no millones, de fotos de todos, desde cualquiera que pueda leer estas lineas hasta actores de cine, estrellas de televisión y líderes mundiales. El filtro de envejecimiento es un logro tecnológico impresionante. No sólo te pone unas patas de gallo al azar en la cara y te pega un mechón en el cuello. FaceApp hace un trabajo de precisión notable que ajusta todo, desde el cabello y la línea del cabello hasta los labios, los párpados, la papada, los dientes y mucho más. Nos sorprendió tanto su trabajo que hicimos una lista de preguntas y la enviamos al correo electrónico de contacto de FaceApp en su sitio web, con la esperanza de que llegara a los desarrolladores de aplicaciones con sede en Rusia:

  • ¿Cómo lo desarrollasteis?
  • ¿Hubo alguna sorpresa?
  • ¿Cuáles fueron algunos de los primeros pasos en falso?
  • ¿Cuándo os disteis cuenta de que lo habías hecho bien?
  • ¿Cómo entrenaron a la inteligencia artificial?
  • ¿Por qué es tan preciso?
  • ¿Os sorprendió la respuesta?

Al instante, el correo electrónico rebotó de vuelta. Resultó que no había una forma fácil de llegar a la compañía. Mientras tanto, la manía del filtro FaceApp Old HD se propagó y se propagó, hasta que alguien leyó los Términos de Servicio (TOS) de la compañía.

Caja de sorpresas

Como probablemente ya sabes, el uso de FaceApp otorga a los desarrolladores un acceso prácticamente ilimitado al contenido que procesa a través del sistema de tu smartphone. Así que tus fotos originales, así como las envejecidas (y no envejecidas), todas terminan esencialmente como propiedad de los desarrolladores de FaceApp que pueden, de acuerdo con los TOS (Términos de Servicio), utilizar su contenido «con fines comerciales».

Sonaba mal y como se trata de desarrolladores rusos, ya hay sospechas hacia esta aplicación debido al origen de la misma. Por ejemplo en EEUU el senador Chuck Schumer pidió al FBI y a la FTC que investigaran la aplicación. Esto es similar al uso de un cañón para matar una mosca – una exageración que es poco probable que produzca el resultado deseado. La compañía finalmente publicó una larga declaración que prometía, en parte, que no enviaría fotos a Rusia y que la mayoría de lo que guardan en sus servidores se borraría en un plazo de 48 horas. Cosa que se agradece, luego ya de cada uno creerlo o no. Pero lo mismo ha pasado con los grandes de la tecnología como Facebook o Google.

Lo que Schumer y tantos otros olvidan es que los ingenieros de software rusos tienen una larga e histórica historia de desarrollo de software líder en la industria, especialmente en el espacio de la seguridad (ver Kaspersky). Estos desarrolladores generalmente no son parte del estado ruso y no trabajan para Putin. Quieren ganar mucho dinero (ver la versión pro de FaceApp). Además, no veo a Schumer pidiendo una investigación sobre TikTok, otra aplicación mucho más popular que ha sido desarrollada por la compañía china de tecnología ByteDance.

Lectura obligatoria

Me encanta cuando la gente «descubre» un lenguaje censurable o exagerado en los documentos de servicio de las compañías de tecnología, porque actúan como si se hubieran topado con el secreto de la fusión en frío. «¡Mira estas palabras! Son notables, locos, peligrosos y diferentes a todo lo que hemos visto antes». Lo cual sería el caso sólo si no volviera a leer otro TOS.

Twitter, Facebook, Snapchat, y tantas otras aplicaciones y plataformas que ingieren contenido para presentarlo a una red de suscriptores o audiencia pública tienen un lenguaje similar. Twitter, por ejemplo, dice que básicamente les concedo una «licencia mundial, no exclusiva y libre de regalías» para el contenido que cualquiera publique en la red social del pajarito.

Verdades simples

La posibilidad de que FaceApp pueda utilizar tus fotos en empresas comerciales lo lleva todo, tal vez, un paso más allá, pero también me recuerda el exagerado sentido de auto-importancia de la gente. En serio, ¿quién cree que FaceApp quiere vender tu foto de la vejez a Coca-Cola para hacer publicidad?

FaceApp no es una sonda secreta rusa ni el enemigo. Nuestra propia ignorancia lo es. Así que la próxima vez que descargues una aplicación que te pida usar tus fotos para crear contenido, lee esto primero:

  • Lee los Términos de Servicio
  • Las aplicaciones no son para el bien público
  • La vida es transaccional: nada es gratis
  • Rusia tiene una larga historia de ingeniería de software excepcional
  • Tus fotos no son tan interesantes o valiosas como crees.
  • No eres tan interesante.

Y, en serio, lee los Términos de Servicio.

Cómo funciona FaceApp, la app que te envejece en segundos.

Por Favor evalua el artículo