Algunas son más sutiles de lo que crees

Todas las estafas en línea parten de la misma base de racionalidad económica: cuando se puede transmitir a millones de personas, es inevitable que alguien, en algún lugar, pique el anzuelo. Pero no todas las estafas son iguales. Mientras que el rico nigeriano puede que no to engañe, otras estafas más sutiles podrían hacerlo. Esto es lo que necesitas saber.

¿Qué es una estafa en línea?

Las estafas en línea son un tipo de fraude. Aunque pueden tomar muchas formas, siempre sirven para un propósito: robar tu información personal y/o tu dinero.

La mayoría de las estafas en línea caen dentro de una de las tres categorías generales:

La estafa del dinero por correo electrónico

Las llamadas estafas bancarias nigerianas hacen reír a mucha gente, con la falsa formalidad y el lenguaje extraño. Son tan fáciles de detectar, ¿verdad? Las variaciones de la estafa del correo electrónico del banquero nigeriano también utilizan este enfoque. El reto con este tipo de estafa es que las frases tontas actúan como un filtro para el spammer. Si, a pesar de todas las banderas rojas, mucha gente todavía sigue adelante

El amigo necesitado

¿Alguna vez has recibido una nota urgente de Facebook Messenger de un amigo o conocido lejano que exprese algún tipo de emergencia? Por ejemplo, perdieron una billetera mientras estaban de vacaciones en un país extranjero y necesitan que les envíes urgentemente algo de dinero por PayPal/Venmo/Western Union para ayudar con la documentación?

Las cuentas de medios sociales hackeadas ofrecen un vector para estafar porque estás preparado para confiar en la persona que crees que está al otro lado de la pantalla.

El problema que suena legítimo

Un problema especialmente para personas de la tercera edad y personas sujetas a cobros de deudas, algunos estafadores usan información personal sobre ti o tu familia para intentar coaccionar un pago inmediato por una supuesta deuda o para tratar alguna emergencia familiar.

¿Cómo funcionan las estafas en línea?

Las estafas en línea funcionan porque se aprovechan de las inclinaciones naturales de los seres humanos para buscar ganancias y evitar pérdidas. Todo un campo académico -la economía conductual- describe las decisiones instintivas que tomamos:

  • Miedo a perderse: Puedes obtener una gran recompensa, pero sólo si actúas ahora.
  • Aversión a la pérdida: Si no actúas ahora, te enfrentará a pérdidas aún mayores más tarde.
  • Dependencia de referencia: La cuota es sólo una pequeña cantidad de sus ganancias.

Las estafas funcionan porque apuntan a tus emociones, no a tu lógica.

¿Cómo encuentran víctimas los estafadores en línea?

Los estafadores en línea encuentran víctimas de diversas maneras:

  • Phishing por correo electrónico: Probablemente la estafa en línea más común, el phishing es cuando los estafadores envían correos electrónicos falsos para engañarte y que inicies sesión en un sitio web supuestamente confiable, como tu banco, cuenta de redes sociales o tu plataforma de compras favorita. Las estafas de banqueros nigerianos o príncipes nigerianos son también un tipo de phishing.
  • Phishing móvil: al igual que los correos electrónicos de phishing, las aplicaciones de phishing quieren engañarte para que descargues malware en tu dispositivo móvil.
  • Software falso: A veces llamado «scareware», a menudo se inicia con una ventana emergente que advierte de la presencia de un virus. Te anima a hacer clic en un enlace para eliminar la infección, pero en su lugar instala malware en tu equipo.
  • Redes Sociales: Los sitios de medios sociales más populares a veces también contienen estafas que te animan a hacer clic en un enlace que conduce al malware. Además, la gente tiende a compartir información personal en estos sitios, lo que los hace vulnerables al robo de identidad y a las estafas de ingeniería social.

¿Cómo puedo evitar involucrarme en esta estafa?

La mayoría de las veces, un poco de vigilancia e investigación puede ayudarte a evitar las estafas en línea. Aquí hay algunos consejos:

  • No publiques información privada en las redes sociales. Cuanto más publiques (incluyendo esos «20 datos divertidos que nunca supiste de mí» que son excelentes fuentes de datos para estafas de ingeniería social), más poder tendrás para la gente que quiere estafarte.
  • No hagas clic en enlaces inesperados. Si deseas comprobar (por ejemplo,  tu información bancaria), ve directamente a la página web de tu banco e ingresa allí. No hagas clic en el enlace de inicio de sesión de un mensaje.
  • Siempre solicita documentación. Si alguien trata de presionarte, pídele que envíe la documentación por correo del país donde estés. Las personas y empresas legítimas lo harán sin problemas.
  • Nunca le des contraseñas a la gente. Nadie, ni siquiera el soporte técnico, necesita tu contraseña.
  • Nunca des dinero a menos que hayas iniciado la transacción. Cuando la gente necesita que les des dinero, especialmente cuando no hay «ningún riesgo» para ti, entonces hay un alto riesgo para ti. A menos que hayas sido el que inició una compra, nunca le dés dinero a alguien que se acerque a ti.

Ya soy una víctima. ¿Qué debo hacer?

Si has sido víctima de una estafa en línea, hay algunas cosas que debe hacer:

  • Denuncia la estafa a organizaciones de defensa del consumidor de tu país.
  • Ponte en contacto con tu banco y trata de revertir cualquier cargo fraudulento. También puedes conseguir nuevas tarjetas de débito y crédito, si es necesario.
  • Ejecuta software antivirus y antimalware en tu equipo para eliminar cualquier infección.
  • Cambia tus contraseñas. Asegúrate de elegir las más fuertes.
  • Notifique a tus amigos y familiares en las redes sociales que has sido pirateado para que no sean víctimas de alguien que se hace pasar por ti.

También te puede interesar:

Por Favor evalua el artículo