En el futuro, podrá ver en la oscuridad gracias a sus gafas graduadas.

Científicos australianos y europeos han logrado crear un filtro de visión nocturna tan delgado que podría, en los próximos años, integrarse en gafas de visión normal. Útil si trabaja de noche, tiene miedo a la oscuridad o cuando conduce de noche.

Hoy, puede agregar una gran cantidad de filtros a sus anteojos para mejorar su vista. Incluso las personas que no tienen problemas médicos visten de trabajo para tener mayor comodidad gracias a un filtro de luces azules, producido por nuestras pantallas.

En unos años, será posible agregar un filtro de visión nocturna. Esta nueva tecnología es impresionantemente precisa. De hecho, el filtro está formado por cristales nanométricos que transforman la luz infrarroja, invisible a simple vista, en luz visible. Esta tecnología es 100 veces más fina que un cabello humano, explica la investigadora principal, la Dra. Rocío Camacho Morales. Por lo tanto, es lo suficientemente delgado como para aplicarlo en vasos normales. Solo necesita agregar un pequeño láser infrarrojo.

Una revolucion tecnologica

La creación de esta tecnología, que aún se encuentra en las fases de prueba, es realmente una novedad en el campo. Las gafas de visión nocturna que están a la venta actualmente son grandes y pesadas. Además, requiere una fuente de energía que capture los infrarrojos y los transforme en una imagen digital.

El filtro Australoeuropeo no requiere ninguna fuente de energía, la conversión se produce de forma casi natural gracias a los pequeños cristales de arseniuro de galio. Además, el sistema no necesita enfriarse para evitar interferencias.

Esta nueva tecnología es una verdadera revolución que podría ser accesible para todos. Además de ser práctico, es económico y fácil de producir. En unos años, todos podríamos usar gafas de visión nocturna. Sin embargo, requerirán cierta adaptación, ya que incluso a plena luz del día veríamos luces infrarrojas.