El telescopio espacial James Webb estudiará quásares para aprender sobre el universo temprano

El telescopio espacial James Webb estudiará quásares para aprender sobre el universo temprano

James Webb Space Telescope will study quasars to learn about the early universe

La NASA espera con ansias el lanzamiento del telescopio espacial James Webb a finales de este año. El telescopio observará todo tipo de fenómenos espaciales, pero se centrará especialmente en el estudio de los cuásares. Un quásar es un agujero negro supermasivo activo muy brillante y distante que tiene de millones a miles de millones de veces la masa del sol. Los cuásares se encuentran típicamente en el centro de las galaxias y se alimentan de material de un disco de acreción que lo rodea y liberan torrentes de radiación.

Quásares se encuentran entre los objetos más brillantes del universo. La luz que producen eclipsa la de todas las demás estrellas de la galaxia anfitriona combinadas. La NASA también dice que los chorros de material en los vientos creados por el quásar dan forma a la galaxia que lo rodea. Poco después del lanzamiento del Telescopio Espacial Webb, la NASA planea apuntar con el telescopio a seis de los cuásares más distantes y brillantes conocidos. Los datos recopilados por el telescopio que usamos para estudiar las propiedades de los cuásares y sus galaxias anfitrionas para determinar cómo están interconectados durante las primeras etapas de la evolución galáctica en el universo temprano.

Los científicos también planean usar los cuásares para examinar el gas en el espacio entre galaxias, particularmente durante un período llamado reionización cósmica, que terminó cuando el universo era muy joven. Se probará la extrema sensibilidad del telescopio a la poca luz y la excelente resolución angular para estudiar los fenómenos. Los científicos señalan que cuando el telescopio Webb mira profundamente en el universo, en realidad está mirando hacia atrás en el tiempo. Esto se debe a que los quásares están tan lejos de nosotros que la luz de ellos comenzó su viaje a la Tierra cuando el universo era muy joven, y tardó miles de millones de años en llegar para que lo pudiéramos ver.

Los investigadores señalan que observarán cómo eran las cosas hace mucho tiempo, no como son hoy. Todos los quásares que estudiará el equipo existían en el universo temprano cuando tenía menos de 800 millones de años, o menos del seis por ciento de su edad actual. La investigación brinda la oportunidad de estudiar la evolución de las galaxias y la formación y evolución de los agujeros negros supermasivos desde aquellos primeros días del universo.

0 0 votes
Puntuación de la entrada
Subscribe
Notify of
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
A %d blogueros les gusta esto: