La industria de los esports ha seguido creciendo en la última década. Veamos  por qué.

En 2018, La liga del videojuego DOTA, The International, tenía un fondo de premios de más de 25 millones de dólares, lo que la convierte en el torneo de esports más rentable para los jugadores en la historia de los videojuegos. De hecho, The International ha sido el torneo a batir desde 2014, cuando su fondo de premios estaba a punto de alcanzar los 11 millones de dólares. En comparación, el Campeonato Mundial de LoL de 2018 ofreció un premio de 6,5 millones de dólares.

Además, ESPN comenzó a duplicar la cobertura de sus deportes en 2016 al contratar más periodistas y cubrir más juegos. Al momento de escribir esto, la primera página de la sección de esports de ESPN tiene noticias sobre League of Legends, Call of Duty, CS:GO, Overwatch, Rocket League, y más.

Para muchos fanáticos de los esports, fue la aceptación de ESPN de los esports lo que realmente validó el concepto. Un conglomerado de medios de comunicación que informa sobre juegos como Dota 2 y Super Smash Bros. con la máxima sinceridad a millones de lectores, para muchos amantes de los videojuegos es lo máximo a lo que se puede llegar, la aceptación de que los videojuegos son más que un pasatiempos.

esports the international 2015

Pero para muchos otros, esports sigue siendo un enigma, incluso una broma. Tal vez te sientas así. Veamos el porqué del interés en los videojuegos y en concreto de los esports.

«¿Ves a la gente jugar a los videojuegos?»

Si el tema de los esports surge alguna vez entre los no gamers, esto suele ser lo primero que preguntan. He tenido esta conversación un puñado de veces con amigos y conocidos, y el sentimiento es casi omnipresente:

«¿Por qué verías a alguien jugar una partida? ¿Por qué no juegas tú mismo?» Y el tono subyacente conlleva una acusación: «¿No tienes nada mejor que hacer?» Es una pregunta injusta que -desde mi experiencia y observación- proviene del prejuicio de los no gamers contra los videojuegos en su conjunto, que son vistos como un pasatiempo juvenil que distraen de las responsabilidades y realidades de la vida.

Pero a la gente que le gusta ver a otros jugar videojuegos, le gusta por la misma razón por la que la gente ve un Madrid-Barcelona: hay una alegría indirecta que viene de ver a los jugadores de alto nivel jugar el mismo juego que uno juega, pero a un nivel completamente diferente. No los estas viendo jugar el juego; los está viendo cómo juegan el juego. El seguidor de videojuegos se concentra en sus decisiones, en cómo reaccionan ante las situaciones, en lo que hacen que él no hace y, lo que es más importante, en quién se sale con la suya cuando los jugadores de alto nivel chocan cara a cara y dan lo mejor de sí mismos. Es como ver a Messi contra Ronaldo.

Y en algunos casos, puede que ni siquiera juegues al mismo juego. Puede seguir la retransmisión porque el comentarista era entretenido, las historias de los jugadores eran interesantes, y había mucho rumor en torno al juego en sí en ese momento, y nada de esto es atípico. Basta con mirar la obsesión de Corea del Sur con StarCraft: los estadios donde se celebran las partidas atraen a multitudes de hasta 100.000 espectadores, y una parte significativa no juega a ese juego. Es tan grande que algunos jugadores de StarCraft incluso disfrutan de un estatus de celebridad entre los no jugadores.

¿Cuántos fanáticos del fútbol juegan al fútbol? ¿Cuántos no golfistas ven el golf? ¿Qué porcentaje de la audiencia de Operación Triunfo son cantantes? ¿Es tan inusual ver un evento competitivo por algo en lo que uno no participa? Al contrario, eso es normal.

El atractivo de los esports

Cualquiera que argumente esports versus deportes está perdiendo el punto. Todas las competiciones de espectadores tienen el mismo atractivo: una inversión emocional en el resultado. Esto es cierto ya sea que estemos hablando de deportes, esports , Operación Triunfo, MasterChef o ajedrez.

Las rivalidades son grandes, como las historias de Yo-hwan «BoxeR» Lim, que fue pionero en las estrategias de Terran en StarCraft a principios de la década de 2000, cuando era posiblemente el mejor jugador del mundo, y Jin-ho «YellOw» Hong, que consistentemente quedó en segundo lugar en cada torneo de StarCraft contra BoxeR a pesar de sus excepcionales estrategias de Zerg-versus-Terran. Sabiendo poco más que esto, ya hay apuestas en la línea, y probablemente sientas algo dentro de ti que anima a uno, al otro, o a ambos. Hace una década, si veías una partida en el que participaba alguno de estos dos jugadores, sabías cuánto tenía que perder BoxeR, cuánto tenía que ganar YellOw, y eso es lo que le dio vida a las partidas.

Olvida el dinero del premio. Se trata de las narrativas de los jugadores y de lo que estas partidas y eventos significan para ellos a un nivel profundo y personal. Se puede decir lo que se quiera acerca de la manipulación emocional, pero programas como Operación Triunfo o La Voz se habrían desvanecido en la oscuridad hace mucho tiempo si no hubieran interpretado y transmitido las dificultades personales de cada concursante antes de salir al escenario. Una vez que sabes por qué alguien está ahí arriba, no puedes evitar alentarlo o, en algunos casos, animarlo. Y cuando te encuentras a ti mismo alentando a alguien, sus victorias se convierten en tus victorias, su gloria se convierte en tu gloria, sus pérdidas son tus pérdidas, y sus desilusiones se convierten en las tuyas también, y las amas aún más por ello. Para esports, el juego es simplemente el escenario en el que los competidores se enfrentan a él. Es lo mismo que puede sentir un aficionado de toda la vida a su equipo se futbol.

El impacto del streaming en línea

Mucha gente aún se puede preguntar ¿Por qué alguien preferiría esports a los deportes de toda la vida?»

partida esports PUBG

Una vez más, oponer los esports a los deportes no tiene sentido. Mucha gente disfruta de ambos. No se trata de cuál es más excitante, o más esto, o más aquello. Hay muchos jugadores de deportes profesionales que solo les gusta su deporte . Así como desarrollamos conexiones emocionales con diferentes jugadores y diferentes equipos, también nos conectamos con diferentes juegos y diferentes deportes. Te pueden parecer entretenidos los juegos de deportes pero aburridos los shooters.

Pero hay razones prácticas para preferir esports.

Lo más notable es que los espectadores tienen un acceso sin precedentes a los mejores jugadores a través de plataformas de streaming como Twitch, que ofrecen un nivel de interacción que no se encuentra en el mundo de los deportes ni en ningún otro lugar, incluso si se tienen en cuenta las redes sociales. La oportunidad de escoger las mentes de jugadores de talla mundial, o simplemente de coincidir con ellos en una tarde de sábado en tu juego favorito, ayuda a profundizar esos lazos emocionales.

La disponibilidad es otra de las grandes características. Con sólo unas pocas excepciones, todos los principales eventos de esports en el mundo se transmiten en línea de forma gratuita, lo que significa que puedes verlos sin importar en qué parte del mundo te encuentres, a veces con la ayuda de una VPN. Mientras que algunas ligas deportivas, como la MLB, se están poniendo al día con las opciones de streaming, tienen un alto precio por ahora, MLB.TV es la friolera de $25/mes. Por si esto fuera poco, estos servicios de streaming a menudo vienen con «reglas de apagón» en las que no se pueden transmitir partidos si se estás ubicado geográficamente en el territorio televisivo del equipo local para ese partido. ¿Por qué pagar cantidades desmesuradas por el acceso a los deportes cuando los esports pueden darte la misma solución emocional competitiva de forma gratuita?

Desde este punto de vista, ¿no es de extrañar que los esports hayan explotado en la última década? Es la misma vieja esencia empaquetada en una nueva envoltura, apelando a nuestra necesidad profundamente arraigada como humanos de identificarnos y vivir a través de aquellos con quienes nos hemos unido. ¿Por qué no darle una oportunidad a los esports?

 

También te puede interesar:

Por Favor evalua el artículo