Diez años después del desastre, la descontaminación alrededor de Fukushima no va según lo planeado

La limpieza del área contaminada alrededor de la planta de energía nuclear Dai-Ichi en Fukushima no avanza según lo planeado, dijo Greenpeace en un informe de evaluación sobre el trabajo realizado para hacer frente a las consecuencias del desastre nuclear. El 11 de marzo, se cumplirán diez años desde que la planta fue severamente dañada por un terremoto y un tsunami.

“Los sitios que debían limpiarse todavía están contaminados”, explica la organización ambiental. “ Incluso en la zona de descontaminación, un área que el gobierno japonés dijo que tenía que volver a ser accesible y que incluye varias comunidades residenciales, solo el 15% de los sitios en promedio parecen haber sido limpiados ”.

Greenpeace, por tanto, va en contra de las afirmaciones del gobierno japonés de que la zona en cuestión ha sido descontaminada en gran medida. Según las autoridades, los niveles de radiación en las zonas residenciales de la región afectada se han reducido en un 76% en promedio gracias a los esfuerzos de limpieza.

Riesgo de salud

Además, Greenpeace dijo que sus propios estudios de radiación durante la última década han arrojado consistentemente resultados por encima de los niveles establecidos por el gobierno, incluso en áreas reabiertas al público.

“El levantamiento de la orden de evacuación en sitios donde la radiación continúa excediendo los niveles de seguridad potencialmente pone a las personas en mayor riesgo de cáncer”, advierte Greenpeace. “La contaminación todavía representa una amenaza real para la salud humana y el medio ambiente”.

Por tanto, la organización medioambiental pide al gobierno japonés que vuelva a suspender la política de retorno. El gobierno japonés planea reabrir pronto seis municipios de la región.

  • Misterio en Fukushima: ahora hay niveles de radiación nunca vistos seis años después del desastre

Mientras tanto, Ono Akira, el jefe de la planta de energía nuclear, dice que está programado para el desmantelamiento del sitio, una operación que llevará décadas.

“Las complicaciones recientes no cambiarán nada”, dijo Akira, refiriéndose a la presencia de 900 toneladas de combustible fundido en los tres reactores dañados. Estos problemas, dice, pueden hacer que el proceso de desmantelamiento sea más complejo, pero el funcionario dice que el objetivo siempre es completar el trabajo dentro de treinta o cuarenta años.

Chernobyl

Algunos expertos se muestran escépticos sobre la posibilidad de eliminar los residuos de combustible fundido. Más bien, sugieren la construcción de un sarcófago protector, como se hizo para la central nuclear de Chernobyl.

“La opción de enterrar la planta, sin embargo, podría presentar en última instancia un riesgo mayor que una limpieza controlada”, dijo Ono Akira. “Además, esta opción también obstaculizaría la recuperación de la región”.

Después del desastre nuclear, se decidió evacuar a unas 160.000 personas alrededor de Fukushima. Unas 36.000 personas aún no han podido regresar a sus antiguos hogares.

  • Tecnología al servicio del planeta: cuando la impresión 3D puede salvar los arrecifes de coral
  • El aumento del nivel del mar podría ser mucho peor de lo que se temía
  • ‘Nos enfrentamos a un futuro espantoso y la mayoría de las personas (y científicos) no tienen ni idea’