Los 10 mejores consejos para trabajar desde casa

Unos consejos esenciales para poder trabajar a distancia con éxito

La idea de trabajar desde casa, o teletrabajar, suena como un sueño hecho realidad. Pero si llega el momento y te das cuenta de que realmente necesitas hacer negocios desde casa, aunque sea temporalmente, pronto descubrirás que trabajar desde casa puede no ser el sueño que imaginabas.

Así que aunque puede ser un ajuste difícil, armado con la información y perspectiva adecuadas, puedes ser igual de productivo trabajando a distancia.

1. Pide lo que necesites

Si te piden que trabajes desde casa, especialmente si es un traslado temporal, pide a tu superior el equipo que necesitarás. Eso no significa que lo consigas, pero no asumas que todo será tu responsabilidad. Algunas de las cosas que debes pedir incluyen:

  • Ordenador adecuado
  • Webcam
  • Ratón y teclado inalámbricos o no
  • Hub USB
  • Cualquier software o aplicación que se necesite
  • Impresora (si es necesario)

Como guía, pide lo que creas que se requiere para hacer tu trabajo. Espera que te den lo mínimo necesario para trabajar de manera eficiente.

2. Crear un espacio de trabajo apropiado

Un espacio de trabajo es esencial cuando estás teletrabajando. Suena genial trabajar con los pies en el sofá, pero se vuelve incómodo rápidamente. Preapara un espacio en tu casa donde tu ordenador, archivos y cualquier otro material que necesites pueda estar, incluso cuando no estés en el trabajo.

Que sea un espacio tranquilo, fuera del flujo principal de tráfico de la casa y no en una habitación con un televisor. Además, asegúrate de que haya suficientes tomas de corriente en el lugar. Y si es posible, una puerta. Una puerta es el Santo Grial del trabajo en casa, pero si no puedes tener una puerta, busca el lugar más tranquilo y privado de tu casa para que cuando trabajes estés separado del mayor número de distracciones posibles.

3. Equipa tu espacio de trabajo

Si estás temporalmente fuera de la oficina, puedes estar fuera de la oficina por unos días, o tal vez unas semanas. De cualquier manera no querrás gastar mucho dinero en tu espacio de trabajo. Entonces, ¿cuáles son las cosas que necesitas para hacer el trabajo más «cómodo»?

  • Una buena silla. Sí, esto es muy importante.
    Un ordenador de casa que pueda ejecutar tus aplicaciones/software, suponiendo que la oficina no te lo proporcione. Un ordenador restaurado podría ser una buena opción si es necesario.
  • Los auriculares son esenciales y si vas a realizar llamadas en conferencia, un auricular es lo mejor.

En la lista de equipos «necesarios de tener» hay algunas cosas sin las que puedes trabajar, pero que harán más fácil el teletrabajo:

  • Un monitor extra. Si nunca has tenido un segundo monitor, tu vida está a punto de cambiar para mejor.
  • Adaptadores de corriente extra para el ordenador/ratón/teclado, etc.

4. Asegúrate de que tu Internet y Wi-Fi satisfagan tus necesidades

Todas las configuraciones de Internet y Wi-Fi no son iguales. El ancho de banda que tienes en casa es probablemente más lento que el que estás acostumbrado en la oficina. Prueba tu velocidad de Internet, luego prueba el streaming, las conferencias web (si es posible) y las cargas y descargas de archivos en el lugar que planeas utilizar para ser tu oficina en casa.

Si necesitas velocidades más rápidas, prueba a ajustar algunas configuraciones y, si eso no funciona, llama a tu proveedor de servicios de Internet para solicitar un aumento temporal de la velocidad de Internet. Algunos proveedores te permitirán aumentar y posteriormente disminuir tus servicios con ellos.

¿Crees que tiene una Internet lenta? ¿Qué se considera una buena velocidad?

Además, asegúratee de que la instalación temporal de tu oficina esté en un área con una fuerte cobertura Wi-Fi. Si es necesario, considera la posibilidad de instalar una red en malla para mejorar la cobertura inalámbrica.

Asegúrate de probar la velocidad de Internet mientras utilizas una VPN (red privada virtual) porque probablemente necesites usar una, y las VPN pueden ralentizar las cosas.

5. Establecer normas para ti y para los demás

Trabajar desde casa puede significar que hay un retraso en tu tiempo de respuesta. Dependiendo de su trabajo, es posible que no tenga acceso a todas las mismas cosas que haces en la oficina, por lo que puedes tardar más tiempo en ponerte en contacto con las personas o en encontrar la información que necesitas. Comunica los posibles retrasos a tus compañeros de trabajo, clientes y supervisores.

También establece normas para ti y para las personas que ocupan el mismo espacio que tu. Eso incluye establecer límites para que tu familia conozca las horas que trabajas.

6. Crear un programa, plan o guía y administrar bien tu tiempo

El atractivo de la cocina, las tareas domésticas, la televisión y el sol en el patio trasero es suficiente para distraer a cualquiera. No caigas en estas distracciones. Es fácil perder el tiempo cuando trabajas desde casa.

Lleva un calendario, haz una agenda, y haz un seguimiento de todas tus reuniones y citas. Utiliza listas de tareas y aplicaciones de gestión de tareas o de productividad para asegurarte de que sabes lo que hay que hacer y que se está haciendo.

Considera la posibilidad de descargar una aplicación de registro o administración del tiempo para llevar un registro del número de horas que trabajas, cuándo empiezas a trabajar y cuándo te detienes por el día. Algunas aplicaciones también registrarán lo que haces en la computadora.

7. Cuestiones importantes en una videoconferencia

Trabajar desde casa probablemente signifique que tus reuniones se trasladen a Internet. Si utilizas un software de videoconferencia como Zoom o GoToMeeting, hay algunas cuestiones de etiqueta que debes practicar durante las llamadas.

  • Enciende tu cámara: A menos que se trate de una reunión en la que todo lo que haces es escuchar, utiliza una cámara como medio para mantener una imagen profesional y una sensación de presencia física.
  • Silencia tu micrófono: Los sonidos de fondo se amplifican para todos los demás, así que hazle un favor al grupo y mantente en silencio a menos que estés hablando. Consejo extra: Configura tu software de videoconferencia para que se silencie de forma predeterminada cuando se inicie.
  • Elige la iluminación apropiada: Los participantes querrán ver tu cara mientras te hablan.
  • Mantén limpio el fondo: No querrás que tus colegas vean todo el desorden que no has tenido tiempo de ordenar.
  • No te pongas el pijama: El adagio «Vístete para el éxito» es esencial cuando estás teletrabajando. Puede que no necesites un traje de tres piezas, pero el hecho de ser demasiado informal restará importancia a tu imagen profesional y a tu productividad.

8. Evitar los malos hábitos del teletrabajo

Cualquier cosa que sea un no-no en el trabajo será un no-no en casa, también. La razón por la que las empresas bloquean los sitios de redes sociales de las redes corporativas es porque las investigaciones muestran que puedes perder 2 horas y 22 minutos diarios revisando las redes sociales. A menos que sea parte de tu trabajo, guárdalo para tus horas «después del trabajo».

9. Mantente conectado con tus compañeros de trabajo

¿Cuántas veces al día te tomas un descanso para conectarte con tus colegas, compartir información o simplemente alejarte de tu escritorio? Si eres telatrabajador, eso es mucho más difícil de hacer, pero no menos importante. Usa una aplicación como Slack, un sistema de mensajería para equipos, para mantenerte en contacto con la gente con la que trabajas.

La colaboración también es esencial. Probablemente confías en los puntos fuertes de tus colegas todo el tiempo cuando estás en el trabajo. No dejes que el trabajo desde casa detenga eso. Usa una herramienta de colaboración, si es necesario, pero conéctate con las personas que pueden ayudarte a hacer mejor tu trabajo.

El lenguaje corporal es un aspecto importante y que se pasa por alto en la comunicación, especialmente en el trabajo. Un sustituto sorprendentemente efectivo para el lenguaje corporal cuando se trabaja a distancia es el muy querido emoji! Utilízalos a menudo, y de forma apropiada, y transmitirás importantes señales no verbales a tus compañeros de trabajo.

10. Por encima de todo lo demás: Se flexible

Trabajar desde casa es sobre todo una cuestión de flexibilidad. Necesitas ser capaz de trabajar en medio de la distracción, pelear con cambios de última hora, y luchar contra la mala comunicación de otras personas. ¡Puedes manejarlo!

Los errores ocurren: el gato va a caminar por el ordenador durante una videoconferencia, o el perro ladrará, o el servicio de entrega traerá un paquete, o tus hijos elegirán ese momento exacto para intentar matarse el uno al otro de la forma más ruidosa y vergonzosa posible. No pasa nada. Sólo arregla el problema y sigue adelante.

También te puede interesar:

A %d blogueros les gusta esto: