¿El controlador de la Xbox One no te funciona? 4 consejos sobre cómo arreglarlo.

Cómo arreglar el mando de tu Xbox One

¿No funciona el mando de tu Xbox One? Este es un problema molesto al que se enfrentan muchos propietarios de Xbox. Aunque los mandos inalámbricos de hoy en día son más convenientes que los mandos con cable de los sistemas anteriores, tienen sus propios problemas.

En esta guía de solución de problemas, te mostraremos cómo solucionar el problema del mando de la Xbox One cuando no se conecta, sincroniza o incluso enciende correctamente. Al final de la misma deberías estar jugando sin problemas a tu consola.

1. Si el mando de Xbox One no se conecta

Si no puedes conseguir que tu controlador de Xbox One se conecte a tu consola, deberías comprobar algunos problemas comunes.

¿Tienes ocho controladores ya conectados a tu consola? Aunque es probable que no uses tantos a menudo, la cantidad máxima de controladores que admite una Xbox One es de ocho.

En ese momento, no puedes conectar más controladores. Mantén pulsado el botón Xbox de un controlador y elige Apagar controlador en el menú resultante para hacerlo. A continuación, intenta conectar el nuevo controlador de nuevo.

Además, recuerda que solo puedes emparejar un controlador con un sistema Xbox One a la vez. Si vas a casa de un amigo y emparejas tu mando con su Xbox, tendrás que volver a emparejarlo con el tuyo. Esto también se aplica cuando conectas el mando de la Xbox One a un PC e intentas volver a utilizarlo en tu consola.

2. Si el mando de tu Xbox One se sigue desconectando

¿Qué pasa si el controlador de tu Xbox se empareja pero luego sigue desconectándose? Esto puede arruinar una gran sesión de juego multijugador y es extremadamente frustrante.

Recuerda que es una característica normal de ahorro de batería del mando de Xbox One desconectarse si no lo usas durante 15 minutos. Esto no es un problema cuando se juega, pero puede entrar en juego si utilizas tu Xbox One principalmente como centro multimedia. Tendrás que mover un mando o pulsar un botón de vez en cuando, de lo contrario tendrás que volver a conectarlo más tarde pulsando el botón de la Xbox.

Sin embargo, si tienes problemas para desconectarte, probablemente ocurre con mucha más frecuencia que cada 15 minutos. Si ese es el caso, puedes intentar algunos pasos de solución de problemas.

Es importante que confirmes que las baterías están cargadas cuando tengas este problema. Toca el botón de Xbox para volver al menú Inicio y, a continuación, busca el icono de la batería en la esquina superior derecha. Si están bajas, cámbialas o cárgalas según sea necesario.

Las desconexiones frecuentes también pueden tener su origen en interferencias. El controlador de Xbox One tiene un rango de unos 5-9 metros, según el Soporte Xbox. Intenta acercarte a tu consola.

También debes eliminar las obstrucciones entre el controlador y la consola, como ordenadores portátiles, estantes de metal y similares. Si tu Xbox está dentro de un centro de entretenimiento, intenta moverla fuera de la unidad para conseguir una mejor conexión.

3. Si tu mando Xbox One está parpadeando

Si presionas el botón de Xbox en tu controlador y éste parpadea, normalmente indica que tu controlador no está emparejado con una consola. Como se ha mencionado anteriormente, esto puede suceder cuando se empareja el mando con otro sistema. Pero también puede ocurrir debido a fallos.

Sigue nuestra guía que muestra cómo sincronizar un mando de Xbox One con tu consola para volver a conectar el tuyo.

Si el mando no se empareja con los botones, intenta usar un cable micro-USB para emparejarlo. Simplemente enchufa el cable en un puerto USB de tu consola y conecta el otro extremo a tu controlador, luego mantén el botón de Xbox en tu controlador por unos segundos.

Si esto no resuelve el problema, deberías reiniciar la consola. Mantén pulsado el botón de encendido en la parte delantera de tu sistema durante 10 segundos para apagarlo completamente. Luego vuelve a pulsarlo para volver a encenderla.

4. Si tu controlador Xbox One no se enciende

¿Tu controlador de Xbox no está encendido? Este es otro problema común, con soluciones similares a las anteriores.

Si el mando de la Xbox One no se enciende, primero asegúrate de que las pilas no estén agotadas. Si las baterías están bajas, el mando no se encenderá en absoluto. Quita la tapa trasera y sustituye las dos pilas AA, y luego vuelve a intentarlo. También puedes comprar el Kit de carga y juego de Xbox One para obtener pilas recargables.

Si cambiar las pilas no funciona, prueba esto:

  • Apaga tu Xbox One completamente presionando y manteniendo el botón de encendido en la parte frontal del sistema durante 10 segundos.
  • Desconecta el cable de alimentación de tu consola durante unos minutos.
  • Utiliza un cable micro-USB que sepas que es bueno (prueba con otros si el primero no funciona) para conectar tu mando al sistema.
  • Vuelve a enchufar tu Xbox y enciéndela con el botón de encendido del sistema. No pulses nada en el mando hasta que la Xbox arranque.
  • Prueba a pulsar el botón de la Xbox en este momento y comprueba si funciona.

Consejos generales para la conexión del Mando de Xbox One

Hemos cubierto problemas específicos arriba. Sin embargo, si el controlador de la Xbox sigue sin funcionar, aquí hay algunas otras soluciones generales que puedes intentar.

Actualizar el firmware del controlador

 

Tu controlador de Xbox One tiene un firmware que a veces recibe actualizaciones. Si bien no las recibe con frecuencia, el firmware dañado o desactualizado podría causar problemas de desconexión.

Si tu controlador es funcional, puedes actualizarlo tocando el botón de Xbox para abrir la guía. Ve a Sistema > Configuración > Dispositivos y transmisión > Accesorios. Selecciona tu controlador y luego elige Información del dispositivo > Versión del firmware para buscar actualizaciones.

Eliminar los accesorios de Xbox conectados

A veces los accesorios de la Xbox One, conectados al controlador o a la consola, pueden introducir problemas de conexión. Si tienes un disco duro externo, un teclado o un periférico similar conectado a la Xbox, intenta desconectarlo e intenta conectar el controlador de nuevo. Haz lo mismo con el adaptador de auriculares estéreo del mando, si lo tienes.

Si intentas sincronizar el mando con un cable micro-USB, asegúrate de que el cable es de alta calidad. Es posible que los cables de baja calidad o deshilachados o dañados no funcionen correctamente.
Intente conectar otro mando

Como en la mayoría de las soluciones de problemas, puedes ayudar a identificar el problema probando diferentes dispositivos. Intenta conectar un controlador diferente (con las baterías cargadas) al sistema Xbox.

Si funciona bien, el problema es el controlador original. Pero si ambos tienen problemas, es probable que el problema esté en la consola.

Reinicia tu Xbox One

Ya lo hemos mencionado, pero vale la pena repetirlo: asegúrate de reiniciar la consola cuando tengas problemas con el controlador. De forma predeterminada, el simple hecho de pulsar el botón de encendido en la parte delantera del sistema sólo lo pone en modo de suspensión, así que asegúrate de mantenerlo pulsado durante al menos 10 segundos para un apagado completo.

A veces, un reinicio rápido es todo lo que necesitas cuando un controlador de Xbox One no funciona.

Intenta usar un cable USB permanentemente

Si descubres que los problemas de conexión se resuelven al usar un cable USB, lo mejor que puedes hacer es usar el controlador como un dispositivo con cable para evitar futuros problemas.

¿Qué pasa si el mando de tu Xbox One sigue sin funcionar?

Si nada más funciona, dirígete a la página de Soporte de dispositivos de Microsoft. Inicia sesión con su cuenta de Microsoft, registra tu consola si aún no lo has hecho, y podrás continuar con los pasos para reemplazar tu controlador. Y si está dentro del periodo de garantía tendrás que ponerte en contacto con la tienda que te lo vendió.

 

También te puede interesar:

A %d blogueros les gusta esto: