Esperando pacientemente a que la próxima generación abra finalmente sus puertas, tanto Sony como Microsoft están alimentando el interés en sus nuevas consolas que saldrán el próximo mes. Si bien la compañía japonesa ha confiado en la cadena Burger King para un buen adelanto, Microsoft por su parte ha publicado en un nuevo post reciente información adicional sobre el futuro cercano de la compatibilidad al revés por Xbox Series X.

Como se explica en el comunicado, Microsoft planea abandonar la obligación de suscribirse a su servicio Xbox Live Gold para poder llevar los juegos guardados de Xbox 360 a las nuevas consolas Xbox Series X y Series S. Este elemento aclara aún más cómo funcionará la compatibilidad con versiones anteriores en las consolas Microsoft de próxima generación, que le recordamos que podrá proponer una biblioteca de juguetes que incluye bueno Xbox de 4 generación.

Xbox Series X Xbox Series S

En cuanto al uso de los títulos de las generaciones pasadas en Xbox Series X y Series S, las consolas de próxima generación podrán traer toda una serie de mejoras tanto en rendimiento como en visual. La publicación de Microsoft habla sobre los juegos que ganarán en términos de HDR y mejoras gráficas. También se plantea el ejemplo de Fallout 4, que en Xbox Series S correrá a una velocidad de fotogramas que se duplica respecto a la última generación, llegando a alcanzar los 60 FPS.

Las propuestas por Microsoft esta tarde, fueron aclaraciones muy importantes y que van a dejar aún más claro el funcionamiento de la retrocompatibilidad en las nuevas consolas. Ahora solo queda esperar hasta el próximo 10 de noviembre, cuando Xbox Series X | S debutará en el mercado y en los hogares de los jugadores. ¿Qué opinas de la información más reciente publicada por Microsoft? Cuéntanos el tuyo con un comentario en la sección dedicada.

También te puede interesar: