¿Cómo funcionan las pruebas de velocidad de Internet?

Las pruebas de velocidad de Internet son una manera rápida de ver cuán rápido es tu Internet. Los ISPs prometen «hasta» cierta velocidad en condiciones óptimas, pero una prueba de velocidad confirmará cuán rápida o lenta es tu conexión.

¿Qué es una prueba de velocidad?

Una prueba de velocidad de Internet es la mejor manera de tener una idea de lo rápida que es tu conexión en este momento. El servicio al que te conectas a menudo limita las velocidades de descarga y carga en función del plan que elijas, la congestión local, las reglas de limitación de descarga que tengas, etc.

El problema es que las promesas que tu proveedor de servicios de Internet (ISP) hace casi siempre incluyen la frase «hasta». Esto le da a un ISP un margen de maniobra: si te promete «hasta 30 Mbps» y tu obtiene constantemente sólo 28 Mbps, entonces la compañía puede decir que ha cumplido su promesa. Pero si ve 10 Mbps, entonces no está obteniendo lo que pagas, y es hora de llamar a tu ISP.

Una prueba de velocidad mide tu ping, y las velocidades de descarga y carga, o bajada y subida de datos. La medición de los dos últimos es esencial porque la mayoría de los ISPs hacen promesas separadas para las velocidades de descarga y carga. Por lo general, la velocidad de descarga ocupa un lugar destacado, pero si indagas en los detalles, el ISP suele especificar una velocidad de carga más lenta para cada nivel. Por ejemplo, nuestro ISP local ofrece un plan con una velocidad de descarga de 500 Mbps, pero una velocidad de carga de 125 Mbps.

Cómo funciona una prueba de velocidad

Después de elegir un servidor, se realiza una prueba de ping, descarga y carga.

medir velocidad internet

Al iniciar una prueba de velocidad, ocurren múltiples cosas. Primero, el cliente determina su ubicación y el servidor de pruebas más cercano a él; esta parte es importante. Algunas versiones, como Speedtest.net de Ookla, tienen la opción de cambiar el servidor. Con el servidor de prueba en su lugar, la prueba de velocidad envía una simple señal (un ping) al servidor, y éste responde. La prueba mide ese viaje de ida y vuelta en milisegundos.

Una vez completado el ping, comienza la prueba de descarga. El cliente abre varias conexiones al servidor e intenta descargar un pequeño fragmento de datos. En este punto, se miden dos cosas: el tiempo que se tardó en capturar el fragmento de datos y la cantidad de recursos de red que utilizó.

Si el cliente detecta que tienes espacio de sobra, abre más conexiones con el servidor y descarga más datos. La idea general es gravar su conexión a Internet y ver cuánto puede hacer simultáneamente.

Imagina tu conexión de Internet como una autopista con un límite de velocidad. Abrir conexiones adicionales es como añadir más carriles a la carretera. El límite de velocidad no ha cambiado, pero más coches pueden pasar por el mismo espacio a un ritmo más rápido; por lo tanto, el coche número 50 llegará antes por una autopista de cuatro carriles que por una de dos carriles.

Una vez que el cliente determina que tiene las conexiones correctas para probar su servicio de Internet, descarga trozos adicionales de datos, mide la cantidad descargada en el tiempo asignado y presenta una velocidad de descarga.

El siguiente es la prueba de carga. Es esencialmente el mismo proceso que la prueba de descarga, pero al revés. En lugar de extraer datos del servidor a tu PC, el cliente carga los datos de tu PC al servidor.

¿Las pruebas de velocidad son precisas?

Las pruebas de velocidad suenan sencillas, pero es mucho más difícil de lo que parece para medir con precisión la velocidad de tu conexión.

Considera el primer paso del proceso: elegir un servidor de prueba. A menudo, el servidor más cercano puede estar increíblemente cerca, tal vez incluso en la misma ciudad. Esa proximidad es una situación óptima, por lo que los datos no tienen que viajar tan lejos. Las empresas saben que la proximidad marca la diferencia, y es por eso que algunas, como Netflix, utilizan una red de entrega de contenido para acercar los datos a los usuarios.

Pero internet no está cerca de ti. Gran parte de ella se encuentra en ordenadores lejanos, a veces en todo el país o en otro país. Por lo tanto, aunque la prueba de velocidad puede mostrar flujos increíblemente rápidos, es posible que la descarga de un programa sea muy lenta si el servidor que aloja los datos está muy lejos. En ese escenario, sus resultados pueden reflejar un rendimiento más rápido que su uso en el mundo real.

La diferencia en las ubicaciones de los servidores es la razón por la que es probable que se vean resultados de velocidad diferentes cuando se prueban diferentes pruebas, como las de Ookla, Netflix o Google. Tu ISP también puede ofrecer una prueba de velocidad, como Comcast, Spectrum o AT&T. Sin embargo, probablemente no debería confiar en una prueba de velocidad generada por el ISP. Sus pruebas están optimizadas para condiciones ideales, utilizando servidores cercanos a ti que a menudo se mantienen en la misma red ISP desde la que está realizando las pruebas. Esto significa que obtendrás un resultado más rápido que con una prueba de velocidad de Netflix o Google. Está bien si sólo quieres presumir de lo genial que es tu ISP (esa es la idea), pero es malo para tener una idea de tus velocidades en la realidad.

En el segundo paso del proceso de prueba, el cliente intenta abrir conexiones adicionales y maximizar el uso de la red. Si por ejemplo estás realizando alguna descarga o jugando en red mientras haces la prueba, entonces la prueba de velocidad no puede aprovechar al máximo tus recursos. Si pruebas mientras transmites Netflix o descargas una actualización grande, por ejemplo, es probable que tus resultados sean inferiores a los de las pruebas sin que se ejecuten.

La forma en que está conectado y los dispositivos que está probando también afectan a los resultados. Un PC conectado por Ethernet debe tener un resultado de velocidad más rápido que una tableta conectada por Wi-Fi porque, por lo general, Wi-Fi es más lento que el ethernet. Es posible que los resultados varíen en distintos dispositivos, incluso si utilizan la misma conexión.

Cómo obtener los resultados más precisos

La obtención de resultados exactos depende de lo que se vaya a medir. ¿Quiere ver si tu ISP está proporcionando realmente las velocidades que prometió? Entonces, busca condiciones óptimas. Utiliza un dispositivo conectado a Ethernet, elige el servidor de prueba más cercano a ti y detén cualquier cosa que pueda estar utilizando la conexión a Internet, como un servicio de streaming.

Es posible que incluso debas reiniciar el router antes de realizar una prueba de velocidad. Si tu router tiene una prueba de velocidad incorporada, úsala en lugar de una prueba de navegador. Al hacerlo, se eliminan algunos de los obstáculos por los que tiene que pasar el proceso.

Sin embargo, si deseas obtener resultados más parecidos al rendimiento del mundo real, utilice un navegador o una prueba de aplicación. Pasar por alto la prueba del router debería permitirte elegir un servidor más lejano. Si regularmente tiene uno o dos streams de vídeo o audio en marcha, inicia estos antes de iniciar la prueba de velocidad de Internet.

En última instancia, no importa qué pasos des o cómo midas, no obtendrás un resultado perfectamente preciso. Sin embargo, puedes obtener un resultado lo suficientemente bueno como para satisfacer tu curiosidad o comprobar las velocidades prometidas por tu ISP.

Como Medir tu Velocidad Real de Internet

Por Favor evalua el artículo