Consejos básicos para hacer fotografías del agua

El agua corriente es uno de los tema más elegidos en los portafolios de muchos fotógrafos de paisajes. Algunas de las fotografías más sorprendentes son esas tomas etéreas que hacen que las cascadas parezcan una neblina suave y corriente, a la vez que capturan el poder y la fuerza del agua.

A pesar de lo asombrosas que son estas imágenes, la creación de una no es tan simple como una instantánea rápida con una cámara DSLR. Hay algunos consejos y trucos fáciles que puedes usar para crear hermosas tomas de agua corriente.

Usa un trípode

Pon tu cámara en un trípode, una base lisa, o busque una roca o una pared plana en la que puedas equilibrar tu cámara. Necesitarás utilizar una velocidad de obturación larga para producir el efecto sedoso que se observa en muchas fotografías de agua en movimiento. Si solo usas la mano para coger la cámara en estas exposiciones más largas solo conseguirás una imagen borrosa.

Utilizar una velocidad de obturación lenta

Lo ideal es que midas la velocidad de obturación con un fotómetro. Si no tienes un medidor de luz, comienza por darle a tu cámara una exposición de por lo menos 1/2 segundo y ajústelo desde allí. Una velocidad de obturación lenta difumina el agua y le da una sensación celestial.

Usar una apertura pequeña

Detente hasta una apertura de al menos f/22. Esto permitirá una gran profundidad de campo para mantener todo en la imagen enfocado. También requerirá el uso de una velocidad de obturación más larga y estos dos factores trabajan juntos para crear las mejores imágenes en cascada.

Utiliza un filtro de densidad neutra

Los filtros de densidad neutra (o ND) se utilizan para reducir la exposición de una imagen. Pueden ser muy útiles para conseguir esas velocidades de obturación lentas, a la vez que permiten una gran profundidad de campo.

Usa un ISO bajo

Cuanto más baja sea la ISO, menos ruido tendrá la imagen y siempre es una buena idea usar la ISO más baja posible para crear imágenes de la más alta calidad. La ISO baja también ralentizará la velocidad del obturador.

Utiliza una ISO de 100 para obtener los mejores disparos en cascada. Después de todo, te estás tomando el tiempo para hacer un tiro espectacular, así que puedes hacer lo mejor que puedas para asegurarte de que se vea genial en todos los niveles.

Usar luz baja

Al reducir la velocidad de obturación, estás aumentando la cantidad de luz que entra en la cámara y corres el riesgo de sobreexposición. Una menor cantidad de luz natural ayudará a prevenir este problema. Disparando al amanecer o al atardecer cuando la temperatura de color de la luz es más indulgente. Si esto no es posible, elige un día nublado en lugar de un día soleado y luminoso.

Conclusión

A estas alturas ya deberías haberte dado cuenta de que el objetivo de cada paso en la fotografía del agua corriente es reducir la velocidad de obturación. A diferencia de muchas situaciones en las que nos preocupamos por detener la acción y obtener una toma rápida, en este tipo de fotografía lo que importa es la paciencia.

Despacio y tómate tu tiempo. Calcula cada paso que dés y presta mucha atención a la composición y a la perspectiva. Practica con frecuencia y antes de que te dés cuenta, tendrá esa imagen de cascada de ensueño con la que has estado soñando.

Ahora sólo tienes que salir, experimentar y divertirte.

Cómo hacer una foto con el agua quieta

Si deseas una fotografía que muestre el agua en su estado natural, simplemente cambia a una velocidad de obturación más rápida, como 1/60ª de segundo o 1/125ª. Esto mostrará el agua tal y como la percibe el ojo humano y detendrá cualquier movimiento.

 

También te puede interesar:

Por Favor evalua el artículo