¿Cansado de Windows y Mac? Linux puede ser la alternativa que necesitas

¿Cuántas veces te has encontrado sufriendo con una actualización de Windows, siendo víctima de un virus, malware o ransomware, sintiéndote limitado por la forma de hacer las cosas de Apple o Microsoft, o simplemente deseando en general que hubiera una alternativa a Windows o macOS? Eso sí últimamente parece que Microsoft está abriendo cada vez más su sistema operativo a los usuarios, veremos donde acaba dicha apertura.

Estás de suerte, existe tal elección. Linux es un sistema operativo de código abierto que ha existido desde finales de los noventa y está listo para que usted haga el cambio. ¿Pero por qué debería hacerlo? Aquí están todas las razones que necesita para migrar de las soluciones propietarias a una alternativa más abierta y gratuita.

1. Linux es gratis

linux es gratis no cuesta

Hay que tener en cuenta que el coste es importante. Pero probablemente estás pensando que nunca has pagado un céntimo por un sistema operativo. Lo has hecho. Cuando compras un ordenador de escritorio o portátil, el precio de Windows está incluido. No sólo eso, sino que si alguna vez has actualizado Windows, menos con windows 10 al principio, tuviste que pagar por dicha renovación. Ese coste inherente no se encuentra sólo en el sistema operativo. Muchas aplicaciones para Windows o MacOS tienen un costo asociado. Con Linux, encontrará miles y miles de aplicaciones gratuitas. En lugar de pagar por MS Office, puede instalar LibreOffice en Linux, directamente desde la tienda de aplicaciones de su distribución. ¿Busca una alternativa gratuita de Photoshop? Prueba el GIMP. Y cuando llegue el momento de actualizar tu distribución de Linux, no te costará ni un euro nunca. Casi todas las distribuciones de Linux son gratuitas.

2. Linux es flexible

linux es flexible

Si has usado Windows o MacOS el tiempo suficiente, sabes que es el sistema operativo el que marca tu forma de trabajar. Hay poca personalización que hacer, fuera de un tema aquí o de un papel tapiz allá. Para cualquiera que le guste trabajar de una manera más personalizada, eso no es suficiente. Afortunadamente, Linux te permite personalizar el sistema operativo para satisfacer perfectamente tus necesidades. ¿No te gusta el escritorio GNOME? Usa KDE. No te gusta el aspecto de GNOME, cámbialo con Extensiones. ¿No te gusta dónde está el panel Xfce? Muevelo. Las personalizaciones que puedes hacer son casi ilimitadas. Y muchas de estas personalizaciones son muy fáciles de gestionar (por lo que no es necesario ser un usuario habitual de Linux para llevarlas a cabo). Al final, puedes trabajar exactamente como quieras, no como Apple o Microsoft creen que deberías trabajar.

3. Linux es seguro

linux es seguro

Por diseño, Linux es mucho más seguro que Windows o MacOS. La probabilidad de que te encuentres con un virus, malware o ransomware es exponencialmente menor con Linux. Esto solo debería bastar para cambiar de tu sistema operativo actual. Muchos expertos creen que la razón de esto es que Linux no es un objetivo tan grande como Windows o MacOS debido a la cuota de mercado. Sin embargo, el uso de Linux está muy extendido entre las empresas de nivel empresarial. Sitios como Facebook, Twitter, YouTube y Google dependen de Linux. Y sin embargo, rara vez se oye hablar de los servidores y sistemas de esas empresas que son pirateados (las cuentas de usuario son un problema totalmente diferente). Los usuarios de Linux pasan décadas sin sufrir ningún problema de seguridad. ¿Eso significa que no existen? No. Lo que significa es que es mucho menos probable que sufras problemas de seguridad con Linux que con Windows o MacOS. Recuerda, ningún sistema operativo es 100% seguro. Debido a ello, aún necesitas usar tus PCs sabiamente.

4. Linux es confiable

Linux simplemente funciona. Punto. Es algo muy, muy raro cuando Linux se bloquea. Incluso si una aplicación se bloquea, las posibilidades de que bloquee todo el sistema (como puede ser el caso de Windows) son escasas. Mejor aún, si esto ocurriera, es posible usar lo que se llama una consola (o terminal) virtual y cerrar la aplicación que está bloqueada desde la línea de comandos. Una vez que hayas cerrado la aplicación bloqueada, podrás recuperar el control de tu escritorio. Esto no se puede hacer en Windows. Incluso con esa capacidad, las aplicaciones en Linux son sólidas como una roca y rara vez se bloquean. Despídete de esa Pantalla Azul de la Muerte.

5. Linux es fácil de usar

linux es amigable

A finales de los noventa y principios de los 2000, Linux era un gran desafío tanto para instalar como para usar. Sólo los súper geeks eran capaces de reclamarlo como suyo. Si no estabas estudiando informática, era poco probable que tuvieras éxito en usar Linux de manera habitual. Eso fue entonces; esto es ahora. Los sistemas operativos Linux modernos son tan fáciles de instalar en un ordenador de sobremesa o portátil como las aplicaciones son fáciles de instalar en Windows o MacOS. Ya no se necesita ser ningún experto para utilizar un sistema Linux. Cualquiera puede instalar y utilizar Ubuntu Linux, Linux Mint, Elementary OS, o Deepin Linux. Y el uso de Linux moderno se ha convertido en algo tan simple como hacer clic con el ratón e instalar.

6. Linux es compatible con hardware antiguo

linux ordenador viejos

Con Windows y MacOS, puede parecer que te ves obligado a comprar nuevo hardware cada vez que se actualiza a una nueva versión del sistema operativo. Esto se denomina obsolescencia planificada. No encontrarás eso con Linux. De hecho, hay un gran número de distribuciones de Linux diseñadas específicamente para funcionar bien en hardware antiguo. Distribuciones como Peppermint OS, Lubuntu, Linux Lite y Bodhi Linux se ejecutan perfectamente en ordenadores viejos. Esto significa que no sólo estás ahorrando dinero, sino que también está protegiendo el medio ambiente (al no tener que destruir el hardware de tu ordenador cada dos o tres años).

7. Linux es fácil de actualizar

Hablando de actualizar, cada vez que inicias (o reinicias) Windows, y ves la pantalla de actualización, ¿te encuentras cruzando los dedos, esperando que la actualización no se lleve por delante todo tu sistema y tus datos? Con Linux, las actualizaciones son sencillas. Y a diferencia de Windows, donde parece que hay que reiniciar cada vez que se actualiza una sola aplicación, Linux sólo necesita reiniciar si se actualiza el kernel. Cada aplicación, daemon y servicio puede actualizarse en te máquina Linux y no tendrás que reiniciar. Las máquinas Linux son bien conocidas por funcionar durante años sin reiniciar. Y con tecnología como el livepatch de Ubuntu, incluso una actualización del kernel no forzará el reinicio de su máquina.

8. El soporte de Linux es fácil de encontrar

Si te encuentras con un problema en Linux, ¿a dónde te diriges? Afortunadamente, hay muchos foros, grupos y listas de correo en línea dedicados a ayudar a los usuarios a resolver problemas, ninguno de los cuales te costará un euro. Sitios como Ask Ubuntu, los Foros de Linux Mint y Ask Fedora son buenos lugares para empezar. De hecho, casi todas las distribuciones de Linux ofrecen un formulario de ayuda o una lista de correo dedicada a que los usuarios resuelvan los problemas de los demás. Y como la comunidad está dedicada al código abierto (y a la difusión de Linux), esos foros son generalmente muy acogedores y útiles.

Por Favor evalua el artículo