2060 será un año crucial y marcará la aceleración “rápida e imparable” del aumento del nivel del mar.

La tasa actual de calentamiento global conducirá a un aumento “rápido e imparable” del nivel del mar a partir de 2060, según un nuevo estudio.

Si las emisiones no se reducen rápidamente para cumplir los objetivos del acuerdo climático de París, el mundo se enfrentará a una situación en la que la tasa de pérdida de hielo antártico “saltará” a 2060, según el estudio mundial.

Una vez que se ha introducido suficiente calor en el sistema climático, ya no es posible revertir el fenómeno. Los océanos tendrían que enfriarse nuevamente para que la capa de hielo se recuperara, lo que llevaría una enorme cantidad de tiempo. Para la humanidad, esta línea de tiempo se traduce esencialmente en un cambio permanente.

Camino a 57 metros

Este punto de inflexión para la Antártida podría deberse a un aumento de la temperatura global de 3 grados Celsius, que muchos investigadores creen que es inevitable para el 2100 dadas las políticas actuales. Según una nueva investigación, la pérdida de hielo antártico haría que los niveles de los océanos subieran de 17 a 21 centímetros a finales de siglo. Si el mundo pudiera cumplir con los compromisos del acuerdo climático de París, sería de 6 a 11 centímetros.

Como parte del acuerdo de París, los gobiernos se han comprometido a limitar el calentamiento global a menos de 2 ° C, e incluso a intentar mantener el aumento a 1,5 ° C.

Los científicos están cada vez más preocupados por el destino de la enorme cantidad de hielo almacenado en la Antártida que, si se derritiera por completo, haría que el nivel del mar subiera 57 metros en todo el mundo, sumergiendo por completo todas las zonas costeras. Aunque todavía queda un largo camino por recorrer, incluso un pequeño aumento en la pérdida de hielo se sentiría en todo el mundo. De particular preocupación es la parte occidental de la capa de hielo de la Antártida, con el glaciar Thwaites, también conocido como glaciar del Juicio Final.

En el peor de los casos, la desaparición de este glaciar, del tamaño de Gran Bretaña y de un kilómetro de espesor, haría que el nivel del mar subiera 65 centímetros. Una rápida aceleración del derretimiento podría causar un efecto de cascada con enormes cantidades de hielo y agua fluyendo hacia el Océano Austral.

Un planeta que se verá completamente diferente en el próximo siglo

Una vez en movimiento, las consecuencias de una pérdida tan dramática de hielo se desarrollarían durante siglos. Después de 2100, la situación sería potencialmente catastrófica. Si no hiciéramos nada para reducir las emisiones, para las 2200 el nivel del mar subiría 5 metros solo por el derretimiento de la Antártida. Puede que no parezca mucho, pero desde el espacio nuestro planeta se vería completamente diferente.

Otro estudio publicado el miércoles en la revista Nature por científicos del King’s College London sugiere que el nivel del mar aumentará 0,5 centímetros por año para 2100 si las temperaturas globales suben a 3 ° C.